Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Junio de 1999
Historia

Un Alan Turing desconocido

Este británico genial, célebre por la máquina, el test y la tesis que llevan su nombre, fue también precursor de las redes neuronales y de la "hipercomputación".

king's college library, cambridge

En síntesis

La máquina universal propuesta por Turing en 1936 estableció los límites de la computación algorítmica, un procedimiento de cálculo que el matemático definió como «disciplinado, pero sin inteligencia».

Poco antes de su muerte, Turing exploró la posibilidad de trascender dichas limitaciones por medio de una nueva arquitectura: un conjunto de nodos unidos por medio de conexiones modificables.

Su propuesta sobre una «máquina inorganizada» permaneció inédita durante veinte años. En ella ya se avanzaban algunas de las nociones clave de la investigación moderna en inteligencia artificial.

Alan Mathison Turing concibió la máquina computadora moderna en 1935. Todos los ordenadores hoy en servicio son, a la postre, ''máquinas de Turing''. Matemático, precursor y pionero de la inteligencia artificial, propuso el criterio o test de Turing, como medio para determinar si un ordenador, adecuadamente programado, es capaz de pensar. Durante la Segunda Guerra Mundial, intervino en la desencriptación del código alemán Enigma, integrado en una operación británica ultrasecreta que, según los historiadores, adelantó dos años el final de la guerra. A su muerte, a los 41, Turing estaba emprendiendo los primeros trabajos sobre lo que ahora se llamaría ''vida artificial'', simulando los procesos químicos del desarrollo biológico.

Pese a su sobresaliente carrera, nunca mostró especial interés en dar difusión a sus ideas. Y así, aspectos importantes de su trabajo no han recibido la atención debida o han sido olvidados con el paso de los años. En concreto, son pocos, incluso en las ciencias de cómputo, los familiarizados con las fascinantes previsiones de Turing en el conexionismo, es decir, en la computación mediante redes neuronales. También han sido despreciadas sus nociones teoréticas en el apasionante campo de la ''hipercomputación'', en el que abrieron tierras vírgenes. A decir de algunos, las hipercomputadoras podrían algún día resolver problemas hasta ahora tenidos por inabordables.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.