Circuitos nerviosos de la sexualidad masculina

El mecanismo de la erección se encuentra bajo el control absoluto del cerebro y de la médula espinal. El mejor conocimiento de estas funciones permite mejorar los tratamientos para el alivio de sus disfunciones.

Muchos varones piensan del pene lo mismo que sentenciara Leonardo da Vinci hace quinientos años. Para esta figura eximia del arte, la invención e investigación del Renacimiento, el órgano viril poseía voluntad propia. Así escribió: "El pene no obedece las órdenes de su dueño, que intenta erguirlo o encogerlo a voluntad; por sí mismo se vigoriza mientras duerme su señor. Con un poco de imaginación podría incluso afirmarse que posee mente propia."
Da Vinci diseccionó penes de ejecutados en la horca. Aunque acertó en reparar que el miembro se llena de sangre durante la erección, erró al atribuirle voluntad. Sabemos hoy que, lejos de tener mente propia, se halla bajo el control absoluto del sistema nervioso central, es decir, del cerebro y la médula espinal. Tal como ha comprobado uno de los coautores (Steers), las alteraciones sufridas en la red que conecta el pene y el sistema nervioso central traen consigo problemas de erección.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.