Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Octubre/Diciembre 2011Nº 66

Genética

Nutrigenómica, entre la ciencia y el fraude

Mientras la investigación nutrigenómica da sus primeros pasos, compañías con asiento en la Red ofrecen ya dietas personalizadas a partir de pruebas genéticas. ¿Ciencia puntera o fraude?

Menear

Cuando el 26 de junio de 2000 el presidente Bill Clinton anunció en la Casa Blanca la terminación del Proyecto Genoma Humano, "el mapa más importante y maravilloso jamás creado por el género humano", dijo, no se proponía inaugurar una era de negocios basados en remedios milagrosos de técnica depurada.

Mas, antes de que transcurriera un decenio, habían aparecido empresas en la Red que afirman basarse sobre la genética nutricional, o nutrigenética. Se dedican a la venta de pruebas genéticas y suplementos dietéticos; declaran que pueden examinar la información genética de un individuo y deducir la dieta que debería seguir para fortalecer los huesos, conseguir un pelo más brillante y potenciar otros signos externos de buena salud. La hipérbole va, de momento, muy por delante de lo prometido. Nos hallamos ante ejemplo típico de cómo los negocios se adelantan a la ciencia: la comercialización de las técnicas de detección génicas se ha producido sin que se haya descubierto el modo en que determinados genes contribuyen a la salud y a la enfermedad.

Puede conseguir el artículo en: