Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Octubre/Diciembre 2011Nº 66

Historia

Origen de la dieta moderna

¿Por qué se sirven los dulces al final de la comida? Los orígenes de la cocina occidental moderna hunden sus raíces en ideas que acerca de la dieta y de la nutrición surgieron a mediados del siglo XVII.

Menear

De haber asistido en la Francia o la Inglaterra del siglo xvi a un banquete cortesano, la comida que allí se servía nos habría parecido extrañísima. Abundaban en aquellos menús los purés de arroz y pollo (manjar blanco), espesos y mezclados con leche de almendras, aderezados con azúcar y manteca de cerdo frita. El lechoncillo asado podía sazonarse con salsa de camelina, acompañamiento que constaba de jugo de uvas agraces espesado con miga de pan, pasas y almendras machacadas, salpimentado el conjunto con cinamomo y clavo. Otras ofertas podían consistir en habas cocidas con carne y aderezadas con menta molida o dulce de membrillo (que se hacía con azúcar o miel). Y, para regarlo todo, se escanciaría hipocrás, un vino tinto caliente y sazonado con jengibre, cinamomo, clavo y azúcar.

En cambio, apenas 100 años después, el menú nos resultaría ya tranquilizadoramente conocido. Habría sobre la mesa caldo de carne, ostras, anchoas y un pavo asado con su salsa. De acompañamiento se servirían setas cocinadas con nata y perejil, lechuga aliñada con aceite y vinagre, peras de agua, sorbete de limón y un espumoso vino blanco.

Puede conseguir el artículo en: