Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 2011
Políticas públicas

Una jungla urbana más saludable

La ciudad de Nueva York aplica medidas políticas y económicas para mejorar su "entorno alimentario".

Stephen Chernin Getty Images

Numerosas investigaciones buscan en el interior de nuestras células la solución a la obesidad. Sin embargo, las claves de esta epidemia no residen en el mundo microscópico de la genética y la fisiología, sino en el macroscópico de la sociología y la economía. En Nueva York, donde residen millones de personas con sobrepeso o camino de tenerlo, se están desarrollando varios programas con el propósito de crear un entorno alimentario más sano.

La comida se halla por doquier, es barata, calórica y se nos sirve en porciones de un tamaño por encima de nuestras necesidades. Resulta difícil imaginar un edificio sin una máquina expendedora de refrescos o una esquina sin un establecimiento de comida rápida. En las tiendas del sur del Bronx, los artículos más destacados son botellas de refrescos de tres litros y enormes bolsas de papas.

Artículo incluido en

Combatir la obesidad

    • David H. Freedman

La ciencia ha ahondado en los procesos metabólicos que influyen en nuestro peso, pero la clave del éxito puede residir en otro lugar.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.