Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 1990
Geología

La dorsal centro-oceánica

Es la cadena montañosa más larga, el área volcánica más activa y, hasta hace poco, la región menos accesible de la Tierra. La cartografía revela datos impresionantes de la formación y desarrollo de los segmentos de la dorsal.

El día 8 de julio de 1982 nos embarcamos en el buque oceanográfico Thomas Washington para estudiar la cordillera submarina del Pacífico Oriental, una cadena volcánica de montañas que yace bajo el océano Pacífico. Ese macizo submarino se integra en la Dorsal Centro-oceánica, de 75.000 kilómetros de longitud. Similar a las costuras de una pelota de frontón, la dorsal recorre el globo desde el Ártico hasta el Atlántico, bordeando África, Asia y Australia; por el Pacífico se prolonga hacia las costas orientales de América del Norte. Aunque la dorsal es, con mucho, la estructura más extensa del planeta, conocemos peor sus rasgos morfológicos que los de los cráteres de la cara oculta de la Luna. Nuestros colegas de la Institución Scripps de Oceanografía acababan de equipar el Thomas Washington con un nuevo tipo de sistema de sonar, construido por la empresa General Instrument. El "Haz marino", con ese nombre se le bautizó, podía cartografiar un corte de dos kilómetros de suelo oceánico en un solo barrido. Todos esperábamos que lograra revelar la topografía submarina con un detalle sin precedentes y aportara nuevas luces sobre las fuerzas que originan y dan forma a la Dorsal Centro-oceánica.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.