Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Julio/Septiembre 2001Nº 25

Neurociencia

El sistema inmunitario del cerebro

Lo forman las células de la microglía. Destinadas a funciones de protección, en ocasiones revelan una sorprendente agresividad. Pueden contribuir al desarrollo de enfermedades neurodegenerativas y a la demencia del sida.
Menear
Cuando los biólogos observan en el microscopio tejidos sanos procedentes de cerebro o de médula espinal, no suelen ver leucocitos de la sangre, los centinelas mejor conocidos del sistema inmunitario. Y hay una buena razón de que así sea. Aunque los leucocitos nos defienden frente a la infección y el cáncer, también pueden segregar sustancias capaces de destruir células irremplazables del sistema nervioso, las neuronas. El organismo evita ese ataque restringiendo el paso de las células inmunitarias desde los vasos sanguíneos hacia el sistema nervioso central. Para introducirse en el tejido nervioso, los leucocitos han de esperar el desgarro o la alteración patológica de los vasos.
Por todos esos datos, creyóse en el pasado que el sistema nervioso carecía de protección inmunitaria. Sin embargo, los investigadores han demostrado recientemente que unas células fascinantes, agrupadas bajo el nombre colectivo de microglía, forman allí una extensa red defensiva. Las células de la microglía dedican la mayor parte de su tiempo a servir a las neuronas. Pero datos cada vez más convincentes nos dicen que a veces pierden tal naturaleza benéfica. Se sospecha con fundamento que estas células pueden contribuir al desarrollo o a la exacerbación de algunas afecciones: infarto cerebral, Alzheimer, esclerosis múltiple y otras enfermedades neurodegenerativas.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados