Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Julio/Septiembre 2001Nº 25

Inmunología

Origen de la inmunidad de los invertebrados

El sistema inmunitario, que en los mamíferos, hombre incluido, evidencia una exuberante complejidad, evolucionó a lo largo de cientos de millones de años por vías a veces sorprendentes.
Menear
En diciembre de 1882, Elie Metchnikoff, zoólogo ruso, daba uno de sus habituales paseos por la playa siciliana de Messina. Tenía entonces 37 años. Pero aquel paseo no fue uno más, sino que trae­ría consecuencias del máximo interés para la ciencia. Metchnikoff volvió a su casa de campo con una larva diminuta y transparente de estrella de mar común. La perforó con una espina de rosal. Cuando se dispuso a examinarla, la mañana siguiente, observó un racimo de células que recubrían la espina e intentaban absorberla.
Metchnikoff vio en seguida el significado de la situación: las células se aprestaban a defender a la larva mediante la digestión del invasor, en un proceso de fagocitosis. La ciencia sabía ya que se producía la fagocitosis cuando ciertas células humanas, especializadas, se encontraban con bacterias o levaduras. Metchnikoff vio más lejos, y entendió que ese proceso desempeñaba un papel mucho más amplio. La fagocitosis constituía un mecanismo fundamental mediante el cual los organismos de todo el reino animal se defendían contra las infecciones. Con semejante finura mental y toda una vida posterior de investigación, Metchnikoff creó la disciplina de la inmunología celular. Por su trabajo pionero en inmunidad celular, compartió el premio Nobel de medicina de 1908 con Paul Ehrlich, uno de los primeros en propugnar la importancia del otro componente fundamental de la defensa, la inmunidad humoral.

Puede conseguir el artículo en: