Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 1982
Ecología

Coevolución de mariposas y enredaderas

Las mariposas del género Heliconius ponen sus huevos sobre la enredadera Passiflora. En su defensa, las plantas producen falsos huevos que confunden a las mariposas, haciéndoles creer que ya portan otros huevos en sus hojas.

Compete a la ecología evolutiva investigar los detalles de las interacciones entre los organismos y analizar las consecuencias que se derivan. Una de las interacciones ecológicas más importantes, en términos de transferencia neta de energía en las redes alimentarias, quizá sea la que media entre plantas y animales. Este tipo de interacciones agrupa múltiples fenómenos ecológicos y afecta a la mayoría de las especies conocidas sobre la Tierra.

Existe hoy un generalizado interés por saber cómo, a lo largo de la evolución, se han ido influyendo en su acción recíproca pares de especies, una vegetal y animal la otra. Entre los ejemplos más conocidos de coevolución se cuentan las relaciones obligadas entre higueras y avispas y entre yucas y polillas. En ambos casos, las plantas necesitan los servicios de los insectos como transportadores del polen y éstos, a su vez, requieren de las plantas el sacrificio de algunos de sus óvulos para alimento de las larvas y que prospere así la reproducción de los insectos. Plantas y animales actúan aquí como agentes recíprocos de selección natural.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.