Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 1978
Botánica

Plantas carnívoras

Los mecanismos de atracción, captura y digestión que han desarrollado para "devorar" insectos aumentan su suministro de nutrientes minerales y afincan su supervivencia en los hábitat en donde son pocas las plantas que pueden vivir.

Las plantas verdes vasculares —todos los vegetales que tienen verdaderas raíces, tallos, hojas y un sistema desarrollado de vasos para la conducción de agua y de nutrientes— obtienen su energía del sol, su carbono de la atmósfera y su agua y elementos minerales del suelo. El carbono atmosférico (en forma de dióxido de carbono) y los nutrientes del suelo se recuperan a partir de los desechos de los microorganismos y de los animales herbívoros y, de este modo, las plantas y los animales son complementarios en la economía general de la naturaleza. Unas cuantas plantas, sin embargo, han logrado, por evolución, la capacidad de alimentarse directamente de animales, complementando su nutrición con la captura y digestión de presas de dicho reino. Gracias a la adopción de este hábito han conseguido la capacidad de sobrevivir en ambientes pobres en nutrientes, a expensas, en algunas ocasiones, de no poder hacerlo en zonas más ricas compitiendo con especies que tienen un modo de vida más común.

Las plantas con flores que han conseguido el hábito carnívoro pueden dividirse en dos grandes grupos, de acuerdo con el modo de capturar a la presa: atrapadoras activas y atrapadoras pasivas. De los capturadores activos, Dionaea muscipula es uno de los más familiares. En la naturaleza, esta especie no se encuentra más que en ciertas zonas de las llanuras costeras de Carolina del Norte y de Carolina del Sur. Hoy, sin embargo, se cultiva mucho y puede encontrarse incluso a la venta, como curiosidad, en los mostradores de los supermercados. Sus presas naturales son principalmente insectos saltadores y marchadores y arañas. Al entrar la presa en contacto con la hoja, se agitan los pelos táctiles; esta acción dispara el mecanismo de captura que determina que la hoja se cierre a modo de bisagra.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.