Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 1990
Biología vegetal

Semillas dispersadas por hormigas

Miles de especies vegetales dependen de las hormigas para dispersar sus semillas. Con señuelos alimenticios y otras adaptaciones, la planta consigue que los insectos transporten las semillas sin dañarlas.

Para distribuir sus semillas por doquier, las plantas recaban con frecuencia la ayuda de los animales. Las hay que producen semillas que se adhieren transitoriamente a los pelos de los mamíferos o a las plumas de las aves. Las de otras, como los árboles frutales, son ingeridas por los animales frugívoros y germinan tras su excreción o regurgitación. Pero los vertebrados no son los únicos animales que dispersan semillas; las hormigas también desempeñan un papel destacado.

Se han comenzado a descifrar los mecanismos especializados que hacen de las hormigas una fuerza importante en la dispersión mundial de las plantas. La verdad es que las plantas dispersadas por semillas se encuentran en distintos entornos de todos los continentes, salvo la Antártida. En la actualidad se conocen más de 3000 especies pertenecientes a más de 60 familias de plantas fanerógamas que se dispersan así. La lista crece día a día.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.