Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Junio de 2013
Salud

Avances en medicina regenerativa

El futuro de la reparación tisular.

BRYAN CHRISTIE

En síntesis

El campo emergente de la medicina regenerativa podría revolucionar el tratamiento de las enfermedades cardíacas y los trastornos neurodegenerativos, resolver el problema de la escasez de donantes de órganos y restaurar por completo músculos, tendones y otros tejidos dañados.

Se está descubriendo que la clave consiste en ofrecer al cuerpo una especie de equipo básico, formado por varias proteínas, fibras o células, o en clonar las células madre semiespecializadas presentes en los pacientes adultos, y permitir que el organismo tome el control a partir de entonces.

Estas intervenciones permiten que el organismo regenere el tipo y la cantidad de tejido necesario, algo que no podría hacer por sí solo. Los tratamientos ya han reparado algunos corazones enfermos y han ayudado a los cirujanos a regenerar músculos dañados.

Único entre los órganos más grandes del cuerpo humano, el hígado posee una notable capacidad para recuperarse de una lesión. Si se pierde una parte de él en un accidente o durante una intervención quirúrgica, el órgano puede recuperar por completo su tamaño y función, siempre y cuando al menos una cuarta parte permanezca inalterada y no presente cicatrices. Por desgracia, esta capacidad de autorregeneración no existe en otras partes del cuerpo. Una salamandra puede regenerar su cola, pero una persona no puede recuperar una pierna amputada o renovar las secciones del cerebro perdidas a causa de la enfermedad de Alzheimer. Para lograr tal proeza, los humanos debemos recurrir a otras estrategias. Tal es la promesa de un campo de investigación en auge: la medicina regenerativa [véase «Retos de la medicina regenerativa», por M. J. Barrero y J. C. Izpisúa; en Investigación y Ciencia, noviembre de 2012].

Las células madre, células progenitoras que pueden dar lugar a una variedad de tejidos, cumplen una importante función en ese empeño. Los científicos están aprendiendo a mezclar una serie de moléculas de glúcidos, proteínas y fibras para crear un entorno en el que las células madre puedan desarrollarse y formar el tejido de reemplazo. Tal y como se describe en las siguientes páginas, se han realizado grandes progresos en la sustitución de tejido cardíaco dañado y en la reconstrucción de músculo, y también se han dado los primeros pasos en la creación de células nerviosas. Algunos de estos avances podrían salir del laboratorio y convertirse en tratamientos en pocos años; otros tal vez tarden décadas en hacerlo o, en última instancia, fracasen. Se presentan algunos de los más prometedores.

La redacción

 

INCLUYE:
Cambio de corazón

Las células madre pueden transformar el tratamiento médico de la insuficiencia cardíaca. Por Ferris Jabr

Un soporte biológico
La matriz extracelular, un adhesivo natural, podría utilizarse para regenerar músculos, tendones y órganos. Por Christine Gorman

Crear órganos con azúcares
Para construir órganos voluminosos que funcionen con eficacia se necesita hallar la manera de incorporar en ellos vasos sanguíneos. Por Katherine Harmon

Renovar las neuronas
Los médicos esperan poder algún día reemplazar las células perdidas a causa de los trastornos neurodegenerativos. Por Ferris Jabr

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.