Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Junio de 2008
Medicina

Regeneración de las extremidades

Las salamandras muestran una asombrosa capacidad para regenerar miembros amputados. El estudio de ese anfibio abre nuevas vías para la reconstrucción de miembros y tejidos del cuerpo humano.

AARON GOODMAN

En síntesis

El animal experto en regeneración de miembros es la salamandra. A lo largo de su vida hace crecer renuevos perfectos de las partes que haya perdido. La comprensión de esa capacidad arrojaría luz sobre la regeneración de miembros en humanos.

Las respuestas iniciales de los tejidos en el punto de amputación en la salamandra y en los humanos guardan cierta semejanza. Pero, mientras que en estos el proceso acaba en una cicatriz, en la salamandra se reactiva un programa de desarrollo embrionario que reconstruye un miembro nuevo.

Si aprendemos a controlar en el hombre el entorno de la herida para iniciar la curación que se da en la salamandra, tal vez logremos regenerar miembros enteros.

Las extremidades de una salamandra son más pequeñas y un poco más esbeltas que las nuestras. Salvo en eso, no son muy distintas de sus correspondientes en los humanos. Las patas de la salamandra están revestidas de piel; su interior consta de un esqueleto óseo, músculos, ligamentos, tendones, nervios y vasos sanguíneos. Un conjunto laxamente organizado de fibroblastos mantiene unidos tales tejidos internos y confiere forma a la extremidad.

Pero la pata de la salamandra goza de una propiedad singular entre los vertebrados: tras haber sido amputada, vuelve a crecer desde el muñón. Así, una salamandra adulta regenera, tantas veces como sea necesario, una extremidad anterior o posterior que haya perdido. Las ranas también pueden reconstruir sus miembros durante la fase larvaria (renacuajo), cuando les crecen por primera vez, pero, llegadas a adultas, pierden dicha facultad. En las primeras fases de desarrollo, los embriones de mamíferos cuentan con cierta capacidad de regeneración de los brotes de miembros; sin embargo, tal capacidad desaparece mucho antes de nacer. Esa tendencia hacia la pérdida de la capacidad regeneradora durante la ontogenia se observa también en la filogenia de las formas de vida superiores. Se queda sola la humilde salamandra como único vertebrado que conserva la capacidad, durante toda su vida, de reconstruir partes complejas de su cuerpo.

¿De qué modo logra la salamandra semejante proeza? ¿Cómo sabe la porción del miembro que está rebrotando, lo que le falta por restaurar? ¿Por qué su piel no forma sobre el muñón una cicatriz que selle la herida igual que acontece en los humanos? ¿Cómo conserva el tejido de la salamandra adulta el potencial embrionario para reconstruir un miembro desde la nada y en repetidas ocasiones? Cada vez estamos más cerca de dar respuesta a tales preguntas. Y si se comprende la regeneración natural, quizá pueda inducirse en los humanos la reconstrucción de miembros mutilados o facilitar la curación de otras lesiones de importancia.

Las respuestas iniciales del organismo humano ante lesiones graves no son tan distintas de las concernientes a la salamandra. Sin embargo, esas estrategias de curación toman muy pronto vías divergentes en humanos y en nuestros anfibios. En el hombre, el resultado es una cicatriz, una suerte de respuesta de regeneración fallida. Con todo, parece que poseemos cierto potencial de regeneración de partes complejas. La clave para lograr que así ocurra estriba en sacar partido de nuestras capacidades latentes, de modo que nuestra curación de heridas sea más «salamandrina». Por esa razón, nuestra investigación se centró primero en esos anfibios expertos en regeneración.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.