Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 22/06/2018 - DESARROLLO EMBRIONARIO

    Logran modificar la forma de los tejidos embrionarios mediante optogenética

    Con ello se está más cerca de la creación de tejidos biológicos con formas personalizadas, lo que tiene importantes repercusiones en medicina regenerativa.

  • 21/06/2018 - Toxicología

    Abuelos expuestos, nietos afectados

    En ratones, los efectos negativos del bisfenol A, compuesto tóxico presente en botellas de plástico, dentífricos o resinas, se observan más allá de la segunda generación. En concreto, la sustancia podría afectar la vocalización de los descendientes.

  • 20/06/2018 - Genética

    Una levadura desafía al código genético

    Entre las reglas verdaderamente inviolables de la vida está la inmutabilidad del código genético. Bacterias, plantas, personas: los seres vivos construyen sus proteínas siguiendo unas mismas instrucciones, codificadas mediante secuencias de unos mismos grupos de tres letras. Pero siempre hay quien que va por libre.

  • 20/06/2018 - Alimentación

    Alimentos de doble filo

    Los aperitivos ricos en grasas e hidratos de carbono activan de manera intensa las áreas cerebrales de recompensa, lo que los convierte en muy gratificantes.

  • 19/06/2018 - Astrofísica

    Cuando una estrella se cruza con un agujero negro

    Se ha observado por primera vez de forma casi directa la fragmentación de un objeto por un agujero negro y la creación de un chorro de partículas ultraveloces.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Julio/Septiembre 2016Nº 85

Microbiología

Plancton bacteriano de los océanos

Comenzamos a entender la importancia de este grupo de organismos, que destaca por su abundancia, funciones ecológicas y gran diversidad.

Menear

Las bacterias se han considerado a menudo meros seres primitivos, simples y mínimos. ¿Es cierto? Al tratarse de organismos unicelulares, presentan, sin duda, un tamaño muy reducido. Pero su supuesta simplicidad es solo aparente: su complejidad no se manifiesta en forma de variedad morfológica, sino a través de una amplia diversidad de estrategias metabólicas. Proliferan en ambientes cuyas condiciones fisicoquímicas y fuentes de energía evidencian una llamativa variabilidad. Tampoco se los cataloga entre los organismos primitivos, si atendemos a su facilidad para intercambiar información genética y a su notable capacidad de adaptación.

Las bacterias se hallan sometidas a presiones evolutivas distintas de las que afectan a los eucariotas, de mayor complejidad morfológica. Se han adaptado a todos los medios. Los océanos forman un vasto espacio en la biosfera donde las bacterias proliferan y dominan, en número y actividad, sobre otros organismos. Dada la extensión de los océanos, las funciones ecológicas de las bacterias que allí medran revisten suma importancia para la vida en la Tierra.

Los océanos ocupan el 71 por ciento de la superficie del planeta. Su profundidad media ronda los 4000 metros y la máxima es de 11.000 metros. La salinidad es elevada (35 gramos por litro), básico el pH (entre 8,3 y 8,5) y gélida la temperatura media (4oC). Por debajo de la zona de acción de la luz solar, la zona fótica, la temperatura fluctúa entre 0o y 5oC, con la excepción de los mares cerrados como el Mediterráneo. En las regiones polares existe agua líquida por debajo de 0oC; ello se debe a la presencia de sal, que reduce el punto de congelación a –1,8oC. La mayor parte del volumen oceánico corresponde al mar abierto. Se trata de un ambiente en apariencia homogéneo, con cierta estratificación de masas de agua que se mezclan lentamente debido al flujo de corrientes, circulaciones verticales y mareas en zonas costeras.

En el medio acuático escasean los nutrientes. Es un medio oligotrófico. Elementos como el nitrógeno, el fósforo y el hierro resultan esenciales para los seres vivos y limitan, por tanto, la producción oceánica. En la zona más productiva, la superficie, esos nutrientes se encuentran en concentraciones inferiores a 1 gramo por cada 1000 litros. Existen fenómenos, naturales y antropogénicos, que incrementan las concentraciones de nutrientes; pero se trata de episodios efímeros, dado que el plancton bacteriano y las algas consumen rápidamente los nutrientes. Las zonas profundas se hallan sometidas a una gran presión hidrostática y a temperaturas inferiores a las superficiales. Son afóticas (no llega la luz). Al no producirse la fotosíntesis, la concentración de carbono orgánico es menor que en la superficie.

Las bacterias oceánicas presentan adaptaciones para multiplicarse en ese medio, en el que se mueven erráticamente, a merced de las corrientes de agua. Debido a su número, diversidad y actividad, el bacterioplancton constituye una pieza fundamental del entramado biológico oceánico.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.