Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 22/06/2018 - DESARROLLO EMBRIONARIO

    Logran modificar la forma de los tejidos embrionarios mediante optogenética

    Con ello se está más cerca de la creación de tejidos biológicos con formas personalizadas, lo que tiene importantes repercusiones en medicina regenerativa.

  • 21/06/2018 - Toxicología

    Abuelos expuestos, nietos afectados

    En ratones, los efectos negativos del bisfenol A, compuesto tóxico presente en botellas de plástico, dentífricos o resinas, se observan más allá de la segunda generación. En concreto, la sustancia podría afectar la vocalización de los descendientes.

  • 20/06/2018 - Genética

    Una levadura desafía al código genético

    Entre las reglas verdaderamente inviolables de la vida está la inmutabilidad del código genético. Bacterias, plantas, personas: los seres vivos construyen sus proteínas siguiendo unas mismas instrucciones, codificadas mediante secuencias de unos mismos grupos de tres letras. Pero siempre hay quien que va por libre.

  • 20/06/2018 - Alimentación

    Alimentos de doble filo

    Los aperitivos ricos en grasas e hidratos de carbono activan de manera intensa las áreas cerebrales de recompensa, lo que los convierte en muy gratificantes.

  • 19/06/2018 - Astrofísica

    Cuando una estrella se cruza con un agujero negro

    Se ha observado por primera vez de forma casi directa la fragmentación de un objeto por un agujero negro y la creación de un chorro de partículas ultraveloces.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Julio/Septiembre 2016Nº 85

Ecología

Respuesta de los microorganismos de los suelos áridos ante el cambio climático

El aumento de la aridez disminuye la abundancia y diversidad de las bacterias y hongos, lo que acelera la degradación de estos ecosistemas.

Menear

Las comunidades microbianas del suelo, formadas principalmente por bacterias y hongos, son un componente clave de los ecosistemas naturales y agrícolas, ya que participan de manera activa en numerosos procesos ecológicos fundamentales para el mantenimiento de la vida sobre nuestro planeta. Entre estos cabe destacar la descomposición de la materia orgánica y la fijación de nitrógeno atmosférico en el suelo, mecanismos a través de los cuales se aumentan la fertilidad edáfica y la disponibilidad de nutrientes para las plantas. La actividad de los microorganismos resulta fundamental en los sistemas agrícolas y los ecosistemas terrestres, que nos brindan servicios tan importantes como la producción de alimentos y la fijación o retirada del CO2 de la atmósfera (cuya concentración hacemos aumentar con nuestras actividades, entre ellas la deforestación y la quema de combustibles fósiles).

Pese a las funciones esenciales que desempeñan las bacterias y los hongos del suelo, tenemos un gran desconocimiento sobre cómo se verán afectados por el cambio climático en el que nos hallamos inmersos. Las repercusiones pueden ser particularmente importantes en las zonas áridas, en las que el índice de aridez, definido como la relación entre la precipitación y la evapotranspiración potencial (cantidad teórica de agua que puede perderse desde un terreno cubierto de vegetación y bajo condiciones óptimas de humedad debido a la evaporación directa del suelo y la transpiración de los seres vivos) es inferior a 0,65. Estas zonas poseen una enorme relevancia a escala mundial, ya que cubren el 41 por ciento de la superficie terrestre y alojan al 38 por ciento de la población humana. Asimismo, debido a las extremas condiciones climáticas y ambientales a las que se hallan sometidas, resultan muy vulnerables al cambio climático y a la degradación de la tierra y la desertificación. Tales amenazas ponen seriamente en peligro los medios de subsistencia de 1500 millones de personas de regiones en desarrollo que dependen directamente de los servicios que les prestan los ecosistemas para satisfacer la mayoría de sus necesidades. Además, las predicciones indican que la importancia de las zonas áridas se va a incrementar en el futuro: los estudios más recientes apuntan a que, hacia finales de este siglo, su superficie se extenderá un 23 por ciento en todo el mundo como consecuencia del cambio climático.

Para comprender mejor las consecuencias ecológicas del cambio climático y establecer medidas efectivas para mitigarlo o adaptarnos a él, es fundamental conocer sus efectos tanto en las comunidades microbianas del suelo como en los procesos ecosistémicos que dependen de estas. Con el fin de contribuir a llenar los vacíos actuales de conocimiento en este tema, el grupo de investigación que dirijo se propuso estudiar las relaciones entre las bacterias y los hongos del suelo y distintos factores ambientales (clima y parámetros edáficos, como el pH y el contenido en carbono orgánico) y servicios ecosistémicos clave, entre ellos la producción de biomasa vegetal y la fertilidad del suelo en zonas áridas de todo el mundo.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados

Revistas relacionadas

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.