Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 1997
Física

La concepción física de la naturaleza

Relato del desarrollo de las teorías físicas del pasado y de su posible evolución futura.

Quiero comentar en este artículo el desarrollo de la teoría física en general, es decir, su evolución pasada y lo que pueda esperarse de ella en el futuro. Este proceso de desarrollo continuo puede considerarse como un proceso evolutivo que ha ido aconteciendo durante varios siglos.

El primer paso importante lo dio Newton. Quienes le precedieron consideraban que el mundo era esencialmente bidimensional, constituido por las dos dimensiones por las que puede caminarse, mientras que la dimensión arriba-abajo parecía ser completamente distinta. Newton mostró que podía concebirse a esta última como simétrica de las otras dos. Para ello introdujo las fuerzas gravitatorias y les asignó su lugar en la teoría física. Puede decirse que Newton nos permitió pasar de una concepción que tenía simetría bidimensional a otra que la tenía tridimensional.

Einstein dio otro paso en la misma dirección, al poner de manifiesto cómo puede pasarse de esta concepción dotada de simetría tridimensional a otra que la tiene tetradimensional. Introdujo el tiempo y mostró que su papel presenta muchas simetrías con el de las otras tres dimensiones espaciales, sin llegar a la completa semejanza. La concepción einsteiniana nos lleva a considerar el mundo desde un punto de vista tetradimensional, aunque las cuatro dimensiones no sean completamente simétricas, pues hay algunas direcciones que difieren de las demás, las llamadas direcciones nulas, aquellas en las que puede moverse un rayo de luz. Aunque la imagen tetradimensional no sea por completo simétrica, sigue habiendo mucha simetría entre las cuatro dimensiones. Por lo que se refiere a las ecuaciones de la física, la única falta de simetría consiste en la aparición de un signo menos en las ecuaciones que se refieren a la dimensión temporal, como refleja la figura 6.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.