Los experimentos no realizados no tienen resultados

Según la interpretación ortodoxa de la mecánica cuántica, el resultado de un experimento no existe hasta que se hace ese experimento. Dicho de otro modo, el resultado de un experimento sobre un sistema físico no revela ninguna propiedad que poseyese el sistema físico antes de hacer el experimento, sino que, como diría John Wheeler, es un "acto elemental de creación". Esta peculiaridad se manifiesta en el hecho de que la mecánica cuántica no sea una teoría predictiva en el mismo sentido en que lo era la mecánica clásica: la mecánica cuántica no permite predecir el resultado de un experimento individual, sino sólo la probabilidad de que se produzca uno u otro resultado.

Si la interpretación ortodoxa es la correcta, esta peculiaridad limita severamente las posibles concepciones de la naturaleza consistentes con la mecánica cuántica. Por ejemplo, ya no sería posible pensar en un universo en el que todo tiene una existencia "real" (objetiva) completamente independiente de cómo se observe. La "realidad" está formada en buena parte por el conjunto de los resultados de muchos experimentos individuales, y si cada uno de estos resultados no es más que un acto de creación, el hecho de elegir hacer un experimento en lugar de otro —y obligar así al universo a definirse de una manera y no de otra— supone una participación en la creación de la realidad. Según la física clásica, el universo era algo preexistente que se podía poner al descubierto al hacer experimentos; el universo según la mecánica cuántica es algo que está en un continuo proceso de recreación.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?
  • Misterios de la física cuántica

    Temas IyC Nº 10

    Octubre/Diciembre 1997

    Revista digital en PDF

    6,50 €

    Revista en papel

    Agotado

    Suscripción

    No disponible

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.