Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

¿Más veloz que la luz?

Los experimentos de óptica cuántica indican que dos sucesos alejados pueden influirse mutuamente más deprisa que señal alguna que se transmitiese entre ellos.

A los experimentalistas que se dedican a la mecánica cuántica lo fantástico a menudo se les torna realidad. Así ha ocurrido en el estudio del fenómeno de la "no localidad" o "acción a distancia". La idea que bajo el mismo subyace pone en cuestión uno de los principios fundamentales de la física moderna: que nada viaja más deprisa que la luz.

Si una partícula desapareciese en una pared y reapareciese, casi instantáneamente, al otro lado, diríamos que se habría transgredido dicha regla. No vendrá mal una referencia a Lewis Carroll. Cuando Alicia pasa a través del espejo, su movimiento constituye en cierto sentido una acción a distancia, o un caso de no localidad: su paso sin esfuerzo por el objeto sólido es instantáneo. El comportamiento de la partícula no sería menos extraño; si calculásemos su velocidad media, encontraríamos que sería mayor que la de la luz.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.