Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 1990
Ingeniería electrónica

Avances en semiconductores de arseniuro de galio

Este compuesto no es un candidato para sustituir al silicio. Sin embargo, su velocidad y propiedades ópticas han dado lugar a muchas aplicaciones en el campo de los ordenadores y las comunicaciones optoelectrónicas.

La era de la electrónica se asientasobre la explotación de circuitos microscópicos grabados sobre láminas de silicio. El éxito actual y las perspectivas futuras del silicio en los sistemas electrónicos domésticos, comerciales, industriales y militares explica la actitud crítica de quienes trabajan con él ante la aparición de otro semiconductor prometedor, el arseniuro de galio. "El arseniuro de galio", dicen con sorna, "es la técnica del futuro, siempre lo ha sido y siempre lo será".

Al cabo de casi treinta años de ser la técnica del futuro, el arseniuro de galio ha empezado a abrirse su propio camino, no para desbancar al silicio, sino para servirle de complemento en nuevas aplicaciones. Sus ventajas específicas se centran en la velocidad con que los electrones se mueven a su través, en las operaciones con señales débiles y en la generación y detección de la luz. Estas ventajas revisten especial interés en muchas aplicaciones relacionadas con los ordenadores, con la recepción de señales de televisión y con la transmisión optoelectrónica de datos a través de redes de fibras ópticas (la fotónica, como se denomina esta técnica). Los láseres y diodos emisores de luz de arseniuro de galio, que se utilizan en los equipos de reproducción de discos de audio y en las técnicas de producción de imágenes vi­suales, alcanzan una importante cifra de ventas. Cada año se venden cientos de miles de antenas receptoras de las señales procedentes de satélites en las que se utilizan detectores de arseniuro de galio. Se prevé que el empleo de circuitos de gran velocidad que utilicen transistores de arseniuro de galio alcanzará una difusión similar dentro de muy pocos años. En una economía y una sociedad que dependen del intercambio rápido de información y de su procesado subsiguiente, se exigirá que muchos de los dispositivos basados en el silicio incorporen una proporción considerable de componentes de arseniuro de galio para realizar adecuadamente su trabajo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.