Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 1993
Ingeniería electrónica

Pantallas planas

Gracias a los últimos progresos en microelectrónica y cristales líquidos, ya son posibles las pantallas murales y las de pulsera.

La técnica más utilizada para la exhibición de imágenes en pantalla sigue siendo la del tubo de rayos catódicos (TRC). Sin embargo, es difícil obtener con ella pantallas portátiles que consuman poca energía y, pese a ello, ofrezcan imágenes de calidad. Siempre que se ha intentado construir una pantalla plana con un TRC, se han conseguido imágenes de calidad mediocre y los diseños han sido demasiado complejos o de muy cara fabricación. La tentativa más reciente en ese sentido reemplaza el cañón electrónico de barrido por una serie de diminutos emisores de electrones, montados sobre una placa y recubiertos por otra. Entre ambas placas hay que colocar unos separadores que deberán ser, para resistir el vacío intermedio, o grandes o numerosos; en cualquier caso oscurecerán la imagen. Todavía no se ha encontrado una solución satisfactoria a este problema.

Una pantalla plana ideal ha de producir imágenes con buena luminosidad, marcado contraste, gran resolución, rápida respuesta, numerosos matices de gris y todos los colores del arco iris. También debe ser resistente, duradera y barata. Las tres técnicas que han logrado cierta aceptación comercial —la de los paneles de plasma, la de las pantallas electroluminiscentes y la de las pantallas de cristal líquido— se quedan cortas en alguna de estas cualidades, pero una cuarta, de reciente introducción en el mercado, ofrece imágenes que rivalizan con las de los TRC y en algunos casos las superan: se trata de las pantallas de cristal líquido (PCL) con matrices activas; ninguna otra suma hoy más recursos de investigación y desarrollo ni mayores inversiones para su fabricación.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.