El contexto político y cultural

De la época lacerante de las guerras de religión, Inglaterra emergerá convertida en una isla feliz de libertad y tolerancia. En Londres hierven los intercambios de ideas. Alborea la estación de los "filósofos naturales".

Newton vive sus primeros cinco decenios en uno de los períodos más turbulentos de la historia europea. De las guerras de religión que ensangrentaban el continente, Francia saldrá reforzada con la afirmación —bajo Luis XIII y Luis XIV (el Rey Sol)— del estado absolutista sobre el que teorizaran Jean Bodin, Thomas Hobbes y Jacques Bossuet. Distinto el destino de Inglaterra. Aquí, el resultado de dos guerras civiles es la formación de un régimen monárquico parlamentario que concede una libertad de expresión y de confesión sin precedentes.

La Europa continental —sobre todo los estados alemanes— es atravesada en toda su extensión durante la Guerra de los Treinta Años (1618-1648) por ejércitos regulares, a menudo de mercenarios, dirigidos por condotieros, como Wallenstein, que han dejado su huella en la memoria colectiva. En ese período, los intelectuales se interrogan sobre las formas de gobierno y de política exterior que puedan garantizar paz y estabilidad y evitar los baños de sangre perpetrados en nombre de Dios.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?
  • Newton

    Temas IyC Nº 50

    Octubre/Diciembre 2007

    Revista digital en PDF

    6,50 €

    Revista en papel

    Agotado

    Suscripción

    No disponible

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.