En la flor de la creatividad

En sus años de mocedad, sobre todo en 1665, Newton cosecha resultados fundamentales para el desarrollo de las matemáticas, la óptica y la teoría de la gravitación.

Isaac Newton es un joven estudioso y solitario. Su madre renuncia muy pronto a hacer de él un agricultor o un ganadero. Siguiendo el consejo de un tío, lo envían a Cambridge a la edad de 19 años. En 1661, Newton ingresa en el Trinity College como subsizar ("alumno de rango inferior"). Los subsizar, denominados también fámulos, eran estudiantes pobres que, para pagar su pensión, se ocupaban del servicio de mesas y la limpieza de las habitaciones de otros alumnos. (No se sabe si Newton tuvo que realizar tales tareas.)

Los estudios en las universidades inglesas seguían sólidamente anclados en la tradición aristotélica. Newton, sin embargo, se siente atraído por la nueva filosofía de la naturaleza. Pronto comienza a leer las obras de Descartes. Se enfrasca en su Géométrie, publicada en 1637. Allí las curvas se representan mediante ecuaciones. Lee también las obras de Boyle, Hobbes, Wallis, el Dialogo de Galileo y la Physiologia de Charleton (una versión del atomismo de Gassendi). De forma autodidacta va así adquiriendo un amplio conocimiento de las novedades que ofrece el "mercado" de la filosofía natural. Tales lecturas no se requieren en el curriculum universitario; las emprende por puro interés personal.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?
  • Newton

    Temas IyC Nº 50

    Octubre/Diciembre 2007

    Revista digital en PDF

    6,50 €

    Revista en papel

    Agotado

    Suscripción

    No disponible

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.