Un premio de 40 chelines

En 1684, un problema complejo atormenta al joven astrónomo Edmond Halley. Este se pone en manos de la autoridad matemática de un profesor de Cambridge, un personaje solitario envuelto en un halo de leyenda.

Agosto de 1684. Una carroza transporta de Londres a Cambridge a un astrónomo que acaba de perder la posibilidad de adjudicarse un premio. Nuestro viajero se llama Edmond Halley; todavía no ha cumplido los treinta años. Hoy es archiconocido por el cometa que avistó en 1682 y que pudimos admirar en su último paso de 1986. El matemático y arquitecto Christopher Wren había prometido premiar con un libro valorado en 40 chelines a quien, entre Halley y Robert Hooke, el más brillante experimentador de la Regia Sociedad, respondiera cierta pregunta. Los términos exactos en que se formuló no nos son conocidos. Se sabe, sin embargo, que estaba relacionada nada menos que con el "Sistema del Mundo". Wren sospechaba que una fuerza en la dirección del Sol e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia desde el Sol era suficiente para explicar el movimiento de todos los planetas. ¿Podían Halley y Hooke dar en dos meses una demostración a esa intuición?

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?
  • Newton

    Temas IyC Nº 50

    Octubre/Diciembre 2007

    Revista digital en PDF

    6,50 €

    Revista en papel

    6,90 €

    Suscripción

    No disponible

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.