Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 14/12/2018 - VIROLOGÍA

    La versatilidad del virus de la gripe

    Las células infectadas con el virus producen partículas víricas con una gran variedad de formas y de proteínas de superficie, lo que dificulta el tratamiento de la enfermedad.

  • 13/12/2018 - Tecnología

    Un dispositivo para medir nuestra exposición al sol

    Colocado en la piel o la ropa, el pequeño aparato aporta datos sobre la cantidad de radiación ultravioleta, visible e infrarroja que acumula el organismo. Destacan sus múltiples aplicaciones tanto cosméticas como médicas.

  • 12/12/2018 - Climatología

    Oscurecer el sol para enfriar la Tierra: el primer experimento

    Unos investigadores tienen pensado rociar la estratosfera con partículas que reflejen la luz solar. En última instancia, de esta forma se podría reducir deprisa la temperatura de la Tierra.

  • 12/12/2018 - Envejecimiento

    La tenacidad beneficia la salud física

    Las personas de edad avanzada tenaces pero también flexibles en sus objetivos gozan de un espacio vital mayor y, con ello, de más relaciones sociales y actividades físicas.

  • 11/12/2018 - glaciología

    Se acelera la pérdida de hielo de Groenlandia

    Los testigos de hielo, los datos de los satélites y los modelos climáticos revelan la violenta transformación de la vasta capa de hielo.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Abril/Junio 2018Nº 92

Evolución humana

Pérdidas de ADN en nuestra evolución

El cerebro voluminoso, la marcha bípeda y los hábitos reproductivos que nos caracterizan quizá surgieron porque nos deshicimos de segmentos clave del ADN.

Menear

Cuando visitamos un zoo y nos detenemos a contemplar a nuestros parientes vivos más cercanos, los grandes simios, hay dos cosas que suelen cautivarnos. La primera es su extraordinario parecido con los humanos. La expresividad del rostro y las manos prensiles de los chimpancés, bonobos, orangutanes y gorilas son pasmosamente similares a las nuestras.

La segunda es que no hay duda de que somos distintos. El caminar erguido, el cerebro grande e inteligente, amén de otros caracteres, nos diferencian de ellos sin género de dudas. ¿Qué acontecimientos de la evolución resultaron primordiales para hacernos singularmente humanos? ¿Por qué y cómo ocurrieron? Antropólogos y biólogos evolutivos llevan abordando y debatiendo esas incógnitas desde hace décadas y, cada vez más, se están volcando en las modernas técnicas genéticas con el fin de sondear el misterio. Así se ha descubierto que algunos de los atributos privativos del ser humano (los caracteres que nos diferencian de nuestros familiares íntimos) no serían el resultado de incorporaciones a nuestros genes, como podría suponerse, sino de pérdidas, esto es, de la desaparición de segmentos relevantes del ADN.

Varios laboratorios de investigación, entre ellos el de quien escribe estas líneas, han seguido el rastro de algunas de esas pérdidas en el pasado comparando el genoma humano con el de otros mamíferos e incluso con el de humanos primitivos: los neandertales y nuestros no tan conocidos primos, los denisovanos. De ese modo hemos sabido que durante los más o menos ocho millones de años que han transcurrido desde que el linaje humano se separara del de los chimpancés, nuestro genoma se ha desprendido de «interruptores» del ADN que activan genes primordiales para el desarrollo. Los neandertales presentan también esa pérdida, circunstancia que deja claro que la desaparición ocurrió pronto en nuestra senda evolutiva. De hecho, la desaparición de esas secuencias de ADN parece estar vinculada con los caracteres capitales de la naturaleza humana: cerebro voluminoso, bipedismo y hábitos reproductivos peculiares.

Perdedores
Mi vivo interés por la evolución humana nació durante mis años de tesis doctoral con el eminente antropólogo C. Owen Lovejoy, de la Universidad Estatal de Kent, donde estudié las diferencias entre los esqueletos masculinos y femeninos de antepasados extintos. Quería proseguir con esa labor para averiguar cuáles de nuestros genes y procesos de desarrollo habían variado a lo largo de nuestra inusual senda evolutiva. Tuve la suerte de obtener una plaza de posdoctorado con David Kingsley, de la Universidad Stanford, quien andaba estudiando precisamente el tipo de cuestiones que tanto me interesaban.

El laboratorio de Kingsley había descubierto cambios en el ADN implicados en la evolución de los peces espinosillos, como la eliminación de un segmento de la molécula en las especies dulceacuícolas de esta familia que resultó ser la responsable de la desaparición de las aletas pélvicas espinosas que las caracteriza. Ese fragmento perdido de ADN contenía un «interruptor» que era necesario para activar, en el momento y el lugar adecuados, un gen involucrado en el desarrollo de la espina pélvica. Si ese tipo de proceso había ocurrido en los espinosillos, ¿por qué no pudo darse en el linaje humano? No parecía descabellado pensar que cambios sutiles en el momento y el lugar en que se activan los genes durante el desarrollo pudieran haber actuado como un resorte evolutivo de nuestro genoma.

Puede conseguir el artículo en: