Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 2010
Cosmología

Defectos del universo

La radiación electromagnética más antigua que recibimos nos proporciona información clave acerca del universo. El posible descubrimiento de un defecto cósmico abriría una nueva perspectiva en estos campos de la física.

CORTESIA DE LA NASA Y WMAP SCIENCE TEAM

En síntesis

A medida que se enfriaba, el plasma de partículas que llenaba el universo en sus primeros instantes fue sufriendo cambios de fase o estado, como un gas que se licúa o un líquido que se congela.

En esos cambios de fase pudieron aparecer defectos cósmicos, burbujas que permanecen atrapadas en el estado anterior.

Hay diversos tipos de defectos cósmicos: paredes de dominio, cuerdas, monopolos y texturas.

Los defectos dejarían su huella en la radiación cósmica de microondas. No se ha observado todavía ninguno. Sin embargo, una mancha grande y fría en el hemisferio sur galáctico podría deberse a una textura.

Hasta la Tierra llega todo tipo de radiaciones electromagnéticas provenientes del espacio, desde las poco energéticas ondas de radio hasta los poderosos rayos X o rayos gamma, pasando por la luz visible.

En el rango de frecuencias de las microondas, se puede observar una débil señal que llega de todas las direcciones del espacio con la misma intensidad: la radiación cósmica del fondo de microondas (RFCM). Esta radiación es una fuente de información única para estudiar el origen del universo, pues se emitió hace unos 13.700 millones de años. La RFCM constituye, por tanto, una instantánea de un universo primitivo donde aún no había estrellas ni galaxias, ni, por supuesto, vida.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.