Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2011
Cosmología

Galaxias enanas y materia oscura

Observaciones recientes de las galaxias satélite de la Vía Láctea parecen contradecir las prediciones del modelo cosmológico estándar.

NASA/ESA, H. FORD (JHU), G. ILLINGWORTH (UCSC/lo), M. CLAMPIN (StSCI), G. HARTIG (StSCI) Y EQUIPO CIENTÍFICO ACS

En síntesis

La materia oscura constituye una de las piedras angulares del modelo cosmológico estándar. Su existencia, sin embargo, aún no ha podido demostrarse de manera directa.

Según el modelo cosmológico estándar, las propiedades de las galaxias enanas que rodean a las grandes galaxias deberían guardar una estrecha correlación con los halos de materia oscura.

Investigaciones recientes muestran discrepancias manifiestas entre las predicciones del modelo estándar y las observaciones. ¿Deberíamos tomar en serio las alternativas a la materia oscura?

El universo existe desde hace 13.700 millones de años. ¿Cómo ha adquirido la estructura a gran escala que exhibe hoy? ¿Qué fuerzas y formas de materia han desempeñado una función relevante en el proceso? La abundancia relativa de los elementos, la radiación de fondo cósmico de microondas, la expansión del universo... Las investigaciones relativas a todos estos fenómenos nos permiten suponer, por numerosas razones, que el cosmos se originó en la gran explosión. Desde entonces, ha sido sobre todo la fuerza de la gravedad la que ha dado forma a nuestro universo, estructurado en galaxias y cúmulos de galaxias.

El modelo cosmológico estándar, la teoría de la que los expertos se sirven para describir la evolución del universo, implica predicciones adicionales. Una de ellas afirma que las galaxias no se componen solo de la materia que podemos ver. Además de la materia bariónica (aquella de la que están hechas las estrellas, los planetas o los seres humanos), las galaxias contienen un ingrediente adicional: la materia oscura. Su papel no se reduce al de «la sal en la sopa», sino que debería dar cuenta de un 85 por ciento de toda la materia del universo. Hasta ahora, sin embargo, no se han detectado de manera directa partículas de materia oscura. Este objetivo se ha perseguido con insistencia, sobre todo en laboratorios subterráneos muy profundos, con resultados negativos. En la Estación Espacial Internacional se instalará un instrumento de 1500 millones de euros (el Espectrómetro Magnético Alpha) con el objetivo de proseguir la búsqueda.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.