Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Julio/Septiembre 2008Nº 53

Astronomía

El metano en Marte y Titán

Podría significar vida o podría apuntar a una actividad geológica insólita. Sea lo que fuere, la presencia de metano en las atmósferas de Marte y Titán es uno de los problemas por resolver más apasionantes del sistema solar.

Menear

Salvo la Tierra, no hay planeta del sistema solar con mejores condiciones para albergar vida, extinta o actual, que Marte. Se parece a la Tierra en muchos aspectos: el proceso de su formación, la historia climática de sus primeros tiempos, sus reservas de agua o, entre otros fenómenos geológicos, sus volcanes. Algunos microorganismos no se encontrarían mal allí. Cuando se habla de biología extraterrestre suele salir a colación Titán, la mayor luna de Saturno. En su pasado remoto fue un buen lugar para la aparición de los precursores moleculares de la vida; hay quienes creen que pudo tener vida entonces, más aún, que podría seguir albergándola.

El descubrimiento, en ambos mundos, de un gas que se asocia con frecuencia a los seres vivos, el metano, alienta esas esperanzas. Lo hay en cantidades, pequeñas aunque significativas, en Marte. Titán está bañado en metano. Un origen biológico es al menos tan verosímil como uno geológico en Marte y quizá también en Titán. La explicación, en cualquier caso, será fascinante: o bien no estamos solos en el universo, o bien tanto Marte como Titán contienen grandes cantidades de agua subterránea con niveles inesperados de actividad geoquímica. Descubrir el origen y suerte del metano en estos cuerpos resulta crucial para el conocimiento de la formación, evolución y habitabilidad de mundos terrestres en nuestro sistema solar y en otros sistemas planetarios.

Puede conseguir el artículo en: