Historia del transporte

Vehículos que no fueron a ninguna parte

Ingenios fallidos fueron el Dymaxion, el coche volante, el cinturón cohete, el cinturón a chorro y el WASP, la plataforma volante, el tren neumático, el aerodeslizador, aceras deslizantes, la autolancha, el avión atómico, el coche atómico y el zepelín.

El título es con toda probabilidad excesivamente tajante. Pero estas ideas, por brillantes o excéntricas que fueran, defraudaron todas las expec­tativas que en ellas pusieron sus entusiastas. Unas se enma­rañaron en dificultades técnicas o en limitaciones prác­ticas. Otras no pudieron competir con los medios de transporte corrientes. Algunas tuvieron mala suerte. Las hay que evolucionaron hacia otros tipos de vehículo. Y algunas... pues quizá no fueran lo bastante buenas. En cualquier caso, ilustran una de las lecciones más im­portantes de la historia del transporte, consistente en que puede que no se llegue a ningún sitio aunque se tenga una idea brillante.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?
  • Presente y futuro de los transportes

    Temas IyC Nº 13

    Julio/Septiembre 1998

    Revista digital en PDF

    6,50 €

    Revista en papel

    Agotado

    Suscripción

    No disponible

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.