¿Es finito el espacio?

Suele darse por sentada la infinitud del cosmos. Podría ésta ser mera ilusión. Próximas mediciones resolverán, a buen seguro, un problema muy viejo en la historia del pensamiento y la ciencia.

En una noche clara, mirando el cielo, nos parece que no tiene fin lo que podríamos ver, estrellas y galaxias sin cuento. Se nos aparecería radiante de luz la oscuridad que hay entre ellas, si la contemplásemos con un telescopio sensible. Cierto es que la edad del universo y la velocidad de la luz limitan el volumen observable. Pero con tiempo suficiente, ¿no podríamos ir viendo cada vez más lejos, percibiendo nuevos fenómenos, nuevas galaxias?

Quizá no. Igual que en una sala de espejos, a lo mejor es un engaño la aparente infinitud del universo. El cosmos podría ser finito. La ilusión de infinidad se debería a que la luz rodease el espacio entero, más de una vez quizás, y creara así múltiples imágenes de cada galaxia. La Vía Láctea no sería una excepción; por raro que parezca, en los cielos habría copias de la Tierra tal y como era en épocas anteriores. Con el transcurso del tiempo los astrónomos irían observando la evolución de las galaxias y buscando nuevos espejismos. Pero al final no entraría nuevo espacio en su campo visual. Lo habrían visto ya todo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.