Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Febrero de 2012
Energía

Energía, casi, gratuita

Tenemos a nuestro alcance materiales idóneos para captar cantidades ingentes de energía. El reto consiste en conseguirlo a un coste mínimo.

Captador termosolar que funciona por convección natural. [Marc Boada Ferrer]

La experimentación científica y la práctica técnica nos conducen a veces a lugares inhóspitos y poco acogedores. Ello se acentúa sobre todo en invierno, cuando el frío arrecia y nos encontramos en un gélido taller. Así estaba yo a principios de este invierno, experimentando a solo 12oC mientras en el exterior lucía radiante nuestra estrella, el Sol. Lo de radiante no es solo una metáfora. Se trata de un término científico. El Sol constituye una potentísima fuente de radiación en una amplísima región del espectro electromagnético. Las radiaciones que más contribuyen a caldear el ambiente son las ultravioletas, las visibles y, en especial, las infrarrojas.

Miremos al Sol y percibamos su calor, un flujo ingente de energía radiante que podemos aprovechar sin demasiadas dificultades para ganar confort y reducir el consumo y las emisiones. Esta afirmación se hace más cierta cuando observamos nuestro universo tecnológico más cercano. Nos hallamos rodeados de materiales sofisticadísimos, que, combinados con pragmatismo, sentido común y soporte científico, permiten captar cantidades notables de energía. Para ello basta con poco más de lo que puede encontrarse en un laboratorio escolar: dos termómetros idénticos, a ser posible con una lectura de décimas de grado, un sensor de tamaño reducido y una inercia térmica mínima. Con ello ya podemos abordar un reto ambicioso: captar un máximo de calor solar con un estipendio mínimo y un no menos reducido esfuerzo técnico.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.