Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2008
Física

El universo cuántico autoorganizado

Un nuevo enfoque de viejo problema de la gravedad cuántica retorna a lo básico. Representa el espacio y el tiempo mediante bloques que se ordenan por sí mismos.

JEAN-FRANCOIS PODEVIN

¿Cómo surgieron el espacio y el tiempo? ¿Cómo formaron el regular vacío tetradimensional que sirve de fondo a nuestro mundo físico? ¿Cómo son a las menores distancias? Estas preguntas se encuentran en la frontera última de la ciencia moderna. Impulsan la búsqueda de una teoría de la gravedad cuántica, la largamente buscada unificación de la teoría general de la relatividad de Einstein y la teoría cuántica.

Según la teoría de la relatividad, el espaciotiempo puede tomar a escala macroscópica un sinnúmero de formas diferentes. Esa plasticidad la percibimos como una fuerza, a la que llamamos gravedad. En contraste, la teoría cuántica describe las leyes de la física a escalas atómicas y subatómicas e ignora los efectos gravitacionales. Toda teoría de la gravedad cuántica se propone describir la naturaleza del espaciotiempo a las escalas más pequeñas —los vacíos entre las menores partículas elementales conocidas— mediante las leyes cuánticas y, quizás, explicarla en términos de algún tipo de componente fundamental.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.