Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Abril/Junio 2016Nº 84

Cosmología

Galaxias enanas en la red cósmica

Las pequeñas galaxias que orbitan alrededor de la Vía Láctea podrían haber llegado a través de las grandes autopistas de materia oscura que surcan el universo.

Menear

«¡Qué disparate! ¡Paparruchas!», prorrumpió Pavel Kroupa, reputado astrónomo de la Universidad de Bonn, mientras yo seguía en pie frente al auditorio. Por aquel entonces no era más que un estudiante de doctorado que, en busca de una plaza posdoctoral, había acudido a Bonn para dar una charla de 45 minutos sobre mis investigaciones acerca de las pequeñas galaxias satélite que rodean a la Vía Láctea. Había contribuido a desarrollar una teoría que explicaba por qué estos misteriosos objetos parecen situarse a lo largo de una recta que atraviesa el cielo de lado a lado: un alineamiento inesperado y desconcertante. Daba la impresión de que a Kroupa no terminaban de convencerle mis argumentos.

La mayoría de las galaxias de gran tamaño, como la Vía Láctea, se encuentran rodeadas por docenas de pequeñas galaxias satélite. Se trata de objetos muy tenues: por el momento, los astrónomos solo han conseguido identificar las más brillantes y cercanas, tanto alrededor de la Vía Láctea como en Andrómeda. Pero, además, ocurre que tales galaxias enanas no se limitan a pulular sin orden ni concierto, sino que se encuentran contenidas en un plano relativamente delgado.

Semejante disposición plantea todo tipo de preguntas. Según las simulaciones por ordenador, las galaxias enanas deberían distribuirse de manera más o menos uniforme en todas las direcciones del cielo. Durante largo tiempo, se pensó que esa disposición esférica era una consecuencia natural de la existencia de materia oscura: una enigmática sustancia que, hasta donde sabemos, solo interacciona con la materia ordinaria a través de la fuerza de la gravedad (en particular, no absorbe ni emite luz, de ahí su nombre). Se cree que el universo contiene una gran cantidad de materia oscura y que esta desempeña un papel fundamental tanto en la formación de galaxias como en la expansión del cosmos.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados