Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Abril/Junio 2007Nº 48

Epidemiología

La detección del carbunco

La detección rápida puede salvar vidas

Menear

Si un grupo terrorista disemina esporas carbuncosas por el aire, pueden resultar afectadas muchas personas, aunque probablemente no se note hasta la hospitalización de las víctimas. Algunas no llegarán a tiempo de salvarse con el tratamiento clásico. No obstante, la enfermedad se podría prevenir en buena medida si las futuras defensas contra los ataques de carbunco incluyeran sensores que hicieran saltar la alarma en cuanto aparecieran esporas en el medio. No se han desarrollado todavía los instrumentos necesarios, pero se han diseñado varios prototipos que incorporan adelantos técnicos de interés.

Los sensores ambientales deben distinguir entre los agentes causantes de enfermedad (patógenos) y los miles de microorganismos inofensivos que pululan por el aire, agua y suelo. La investigación se orienta hacia la detección de moléculas específicas situadas en la superficie de los patógenos o de secuencias de ADN que sólo poseen estos organismos.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados