Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 1997
Vulcanología

El Etna

Su actividad volcánica permanente lo convierte en un laboratorio natural insustituible para el estudio de los procesos eruptivos y de las técnicas de vigilancia

El Etna es el volcán activo más  grande de Europa. Se levanta  junto a la costa nordeste de Sicilia y alcanza una cota de 3345 metros sobre el nivel del mar (altura que adquirió en 1978). La historia de sus frecuentes erupciones ha llegado hasta nosotros gracias a una nutrida serie de crónicas históricas, que nos retrotraen hasta hace más de 2000 años.

Su historia eruptiva muestra períodos de actividad muy intensa, que han producido modificaciones fisiográficas importantes de la morfología del edificio volcánico y graves perturbaciones en el desarrollo de la actividad humana desarrollada sobre sus laderas. Merece especial mención el ciclo de erupciones que se produjo durante el siglo xvii, la mayor de las cuales destruyó parte de la ciudad de Catania en el año 1669. Al término de este ciclo se produjeron importantes modificaciones morfológicas en la cumbre del volcán, con la formación de un amplio cráter de derrumbe, cuyo diámetro actual es de unos tres kilómetros y medio.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.