Que no, que la información cuántica no viaja más rápido que la luz

16/09/2016 9 comentarios
Menear

Sobre la correcta interpretación de dos experimentos que han sido ampliamente malinterpretados en la Red.

Pero puede que Speedy González sí 

Hemos hablado aquí muchas veces del problema creciente de la desinformación en la sociedad actual. La creación de cámaras digitales de eco en las redes hace que millones de personas con formación y acceso a Internet crean que, por ejemplo, las vacunas causan autismo (y decidan poner en riesgo las vidas de todos no vacunando a sus hijos), el cáncer se puede curar tomando zumos, el calentamiento global no existe, el hombre no estuvo en la Luna, la Tierra tiene 10.000 años y los tomates no tienen genes hasta que científicos mercenarios a sueldo de malvadas transnacionales les inyectan los de un pez. En estas condiciones resulta muy díficil hacer divulgación científica, ya que la confianza en los expertos está por los suelos y la buena información está sepultada por la mala. La combinación de estos dos factores hace casi imposible el progreso en estos aspectos: el hecho de que uno se dedique a la investigación académica en un tema desde hace años no es respetado, y cualquiera pretende invalidarlo con un rato de Google y un par de enlaces.  

Recientemente, he intentado explicar aquí el hecho científico de que las correlaciones cuánticas como el famoso "entrelazamiento cuántico" no implican transmisión de información a velocidades más rápidas que la de la luz. Un lector me dice que estoy equivocado (insisto, no me pregunta, lo cual siempre me parece bien, sino que me dice sin más que estoy equivocado), que la información cuántica viaja 13.800 veces más rápido que la luz. Cuando intento hacerle ver su error, me manda una serie de enlaces donde unas páginas web se hacen eco de un artículo aparecido en arXiv en 2013: "Bounding the speed of spooky action at a distance", donde físicos chinos dan cuenta de un experimento. Este artículo fue finalmente publicado en Physical Review Letters con un título menos sensacionalista y técnicamente más preciso, lo cual no pudo evitar que desde su aparición en el arXiv un montón de páginas web ya lo hubieran malinterpretado. 

El experimento es básicamente una repetición de otro realizado en 2008 y publicado en Nature (aquí la versión del arXiv). Las conclusiones son las mismas aunque el experimento de 2013 presenta ciertas mejoras técnicas que le dan más fuerza. La premisa en ambos casos es la misma: si hubiera algo moviéndose por el espacio que diera lugar a los mismos efectos que vemos en los experimentos de entrelazamiento cuántico, ¿a qué velocidad tendría que moverse? Los autores concluyen que, como mínimo, debería moverse a 13.800 veces la velocidad de la luz. El punto clave es ese "si hubiera". Los propios autores del artículo del 2008 lo explican así: 

"...the hypothetical superluminal influence was termed the speed of quantum information to stress that it is not classical signalling. We shall use this terminology, but we emphasize that this is only the speed of a hypothetical influence and that our result casts very serious doubts on its existence." ("...la hipotética influencia superlumínica ha sido llamada velocidad de la información cuántica para subrayar que no es una señal clásica. Usaremos esta terminología, pero enfatizamos que esto es sólo velocidad de una influencia hipotética y que nuestro resultado arroja dudas muy serias sobre su existencia"). Claro, como sabemos que nada en la Naturaleza se propaga a esas velocidades, el resultado en realidad demuestra que no tiene mucho sentido explicar las correlaciones cuánticas en estos términos. 

Podemos ir aún más lejos: en el artículo de 2013 los autores incluyen como su referencia [23] un artículo publicado en Nature Physics en el año 2012 en el que se demuestra que si insistimos en explicar la no-localidad cuántica mediante "hipotéticas influencias" que se propagan a velocidades mayores que la de la luz, esto nos lleva inmediatamente a entrar en contradicción con el teorema de "no-comunicación" o "no-señalización" de la mecánica cuántica, que establece precisamente que no puede haber transmisión de información a velocidades mayores que la de la luz, propiedad de la teoría que ha sido verificada innumerables veces en los experimentos.

Así que no, la información cuántica no viaja más rápido que la luz, como sabe toda la comunidad científica dedicada a este tema. A pesar de ello, sé que mucha gente preferirá no hacer caso... y que (¡ay!) encontrará enlaces que le den la razón.