El dengue aumenta la infección del Zika

07/05/2016 0 comentarios
Menear

Los anticuerpos anti-dengue aumentan la producción del virus Zika y podrían causar una enfermedad más severa.

Esta es la conclusión a la que han llegado un grupo de investigadores norteamericanos (1) al estudiar el efecto que tienen los anticuerpos anti-dengue en la infección en células in vitro del virus Zika.

Anticuerpos y virus

Conocemos el virus Zika dese 1947, cuando se descubrió durante unos estudios rutinarios sobre flavivirus en macacos Rhesus en el bosque de Zika (Uganda). Durante años, se detectaron en África y después en Asia personas con anticuerpos contra el virus, lo que demostraba que habían sido infectados. Como los efectos de la infección son muy leves y los síntomas muy parecidos a otras infecciones, es muy probable que la infección por el virus Zika haya pasado desapercibida o mal diagnosticada durante décadas. En seguida se demostró que los anticuerpos contra el Zika daban reacción cruzada contra otros virus parecidos, como el dengue. El primer gran brote por Zika ocurrió en 2013 en la Polinesia Francesa, en el que hasta un 11 % de la población requirió atención médica. Ya entonces, se relacionó el Zika con un aumento de los casos del síndrome de Guillain-Barré. El primer caso de transmisión local del Zika en América se detectó en la zona del norte del Brasil en 2015. Desde ahí se ha extendido de forma explosiva por casi todo el continente americano. En los últimos meses se ha detectado en la misma zona un aumento en la incidencia de los casos de microcefalia fetal (se calcula que un 20 % más que en años anteriores).

¿Por qué está habiendo estos brotes explosivos de Zika ahora y ese aumento de complicaciones neurológicas? La respuesta puede estar en el dengue

Algunos autores ya habían sugerido que las complicaciones neurológicas y los defectos en los fetos relacionados con la infección por el virus Zika podrían ser debidos a la presencia de anticuerpos contra otros otros virus que aumentaran los efectos de la infección.

La explicación no es algo nuevo. El dengue es el flavivirus transmitido por mosquitos más común en humanos. Existen cuatro serotipos del virus dengue: dengue 1, 2, 3 y 4. La infección con uno de ellos normalmente da lugar a una enfermedad leve y autolimitante, muy similar a la gripe. Cuando una persona se recupera de la infección adquiere inmunidad de por vida contra el serotipo en particular. Sin embargo, cuando ocurre una segunda infección con otro serotipo del dengue diferente a la primera infección, los anticuerpos que se habían producido contra el primer virus se unen al segundo, pero no lo bloquean sino todo lo contrario. Este segundo virus "rebozado" de anticuerpos contra el primer virus es ahora capaz de infectar otras células que normalmente no infecta, los macrófagos. Esto lo que resulta es en un aumento de la replicación del virus y en unos síntomas más severos de la enfermedad. Por eso, una segunda infección por otro virus del dengue distinto del primero suele dar lugar a un dengue mucho más grave. Este fenómeno se denomina en inglés antibody-dependent enhancement o ADE, que podríamos traducir libremente como un aumento o amplificación de la virulencia dependiente de anticuerpos. (Entender este párrafo es importante, vuelve a leerlo despacio). 

Virus y anticuerpos

En Latinoamérica es frecuente que las personas hayan tenido una infección previa de dengue antes de ser infectados por el virus Zika o que existen infecciones por ambos virus al mismos tiempo

Los virus Zika y dengue están relacionados, son ambos de la misma familia de los flavivirus y comparten una proteína en común, la glicoproteína E de la envoltura del virus. Por eso, una pregunta importante es si los anticuerpos contra el virus dengue pueden tener ese efecto amplificador de la virulencia del virus Zika. Para contestar a esta pregunta, los autores (1) han empleado anticuerpos de pacientes que habían pasado el dengue y que reconocían específicamente la glicoproteína E de la envoltura del virus dengue. Los autores han demostrado que los anticuerpos anti-dengue también se unen a la glicoproteína E de la envoltura del virus Zika (dan reacción cruzada). Sin embargo, en vez de neutralizar el virus y bloquear la infección lo que hacen es facilitar la infección por el virus unas 100 veces más. Si no hay anticuerpos anti-dengue esto no ocurre.

Glicoproteina E del virus Zika

Modelo del virus Zika. Detalle de la glicoproteína E de la envoltura. Fuente V. Racaniello.

Entender la relación entre el Zika y el dengue en fundamental para el diseño de vacunas en zonas en las que circulan ambos virus a la vez

Obviamente, este es un primer trabajo que habría que confirmar con más investigación. Pero si se confirma que los anticuerpos anti-dengue aumentan la gravedad de la infección del Zika en humanos, las implicaciones puede ser muy importantes. Quizá las complicaciones neurológicas y los defectos en los fetos relacionados con la infección por el virus Zika pueden tener relación con haber sido infectado previamente de dengue. Curiosamente, todos los pacientes que desarrollaron el síndrome de Guillain-Barré en el brote de 2013 en la Polinesia Francesa habían padecido antes el dengue. Un estudio serológico reciente confirma que el 53 % de las madres que dieron a luz en 2009-2010 en Brasil tenían anticuerpos anti-dengue. Quizás esto puede explicar por qué la extensión del Zika en Latinoamérica está siendo más explosiva que lo ocurrido anteriormente en África, o por qué la susceptibilidad de las personas ahora parece mayor.

Los resultados sugieren que la infección por el Zika en individuos que hayan tenido previamente una infección por dengue puede tener unas manifestaciones clínicas mucho más severas

Pero esto también puede tener otras consecuencias más serias. Si los anticuerpos anti-dengue favorecen la infección y complicaciones por Zika, las vacunas contra el dengue que ya se están ensayando, ¿podrían inducir anticuerpos anti-dengue que por una parte protejan contra el dengue que por otra aumenten la virulencia del Zika? Si esto fuera así, las consecuencias podrán ser desastrosas. Como sugiere el virólogo Vincent Racaniello, es esencial determinar lo antes posible el efecto de los anticuerpos inducidos por las vacunas contra el dengue en la virulencia del Zika.

Es probable que en zonas donde el dengue es endémico, el Zika se transmita más fácilmente y persista más entre la población. Esto sugiere que, aunque en algunas zonas de Europa exista uno de los mosquitos vectores del Zika (el mosquito tigre Aedes albopictus), como la incidencia del dengue es muy baja, la probabilidad de que ocurra una epidemia explosiva de Zika como en Latinoamérica también es muy baja.

(1) Dengue Virus Antibodies Enhance Zika Virus Infection. Paul, L. M., et al. April 25, 2016. Cold Spring Harbor Laboratory. doi: http://dx.doi.org/10.1101/050112

También te puede interesar:

Zika: microcefalia y síndrome de Guillain-Barré 

Zika: ¿conspiración o evolución? 

Información y recursos sobre el virus Zika en microBIO 

Dengue y dengue grave