Dietas para el cáncer, mitos y gurús

26/11/2014 5 comentarios
Menear

La alimentación desempeña un papel fundamental en el tratamiento y en la prevención del cáncer. Pero algunos gurús intentan exacerbar su papel hasta el punto de atribuirse la cura mediante dietas específicas. ¿Qué hay de cierto en el papel de la nutrición respecto al cáncer?

El pasado lunes 24 de noviembre fue el Día Mundial del Dietista-Nutricionista, que estrenaba este año su primera edición.

Día-d_n.jpgPara quien los desconozca, los Dietistas-Nutricionistas somos profesionales sanitarios, correspondiente a la titulación universitaria del Grado en Nutrición Humana y Dietética.

Por tanto, aquellas nomenclaturas como "médico nutricionista", "enfermera nutricionista", no son sinónimos de esta profesión. Mucho menos aquellos "profesionales" que se autonombran expertos o especialistas sin serlo.

Con motivo de celebrar el día de la profesión, se ha movilizado una campaña que se llama "Nutrición y cáncer sin mitos". Se refiere a sin mitos porque es una enfermedad sobre la que hay mucha desinformación, y encima es tabú.

Toda la información está disponible en la página web de la campaña. Allí se puede encontrar un mapa de eventos con las diversas iniciativas que se están haciendo. Entre ellas se encuentran el programa de Radio Nacional "esto me suena":

Pero recomiendo sobre todo visionar el documental de la campaña, muy cercano y en el que se escuchan testimonios de personas que están viviendo el cáncer o lo han tenido muy cerca:

Pero lo que creo que es interesante resaltar es el servicio de consulta gratis. Aquellas personas que tengan cáncer o lo hayan padecido pueden ir a una primera consulta gratuita de entre todas las personas que se han inscrito.  

¿Existe una dieta para el cáncer?

No hay una única dieta para el cáncer por un motivo: la diferencia que hay entre diferentes tipos de cáncer es enorme, y esto es lo que determina la dieta que hay que seguir. La dieta para el cáncer tiene que buscar que el estado nutricional del paciente sea óptimo. Cuando estamos bien-nutridos nuestra respuesta al tratamiento es mucho mejor, y el cuerpo puede enfrentarse mejor a la expansión de la enfermedad. Esta tiene que ser personalizada. La dieta NO cura el cáncer, pero ayuda al tratamiento, a la recuperación y a prevenirlo.

En cambio hay mucha gente que dice poder curar el cáncer, que saca libros que ofrece consultas... Hay mucho gurú que se quiere aprovechar de las desesperación. Mucho cuidado con ello. Necesitamos más rigor y menos milagros.

Estos milagros hay veces que se nos presentan como un engaño directo, protagonizados por aquellos chamanes, médicos alternativos que prometen curas. Y otros son un engaño indirecto. Un buen ejemplo es el libro "Mis recetas anti-cáncer" que por mucho que sus consejos de alimentación puedan estar fundamentados, se aprovecha de una interpretación errónea del lector. Se da a entender que el cáncer se puede curar con esas recetas, y a día de hoy es imposible.

Abordando el cáncer desde la nutrición

Las consultas de un Dietista-Nutricionista no podemos decir que curan un cáncer, pero sí que pueden hacer que el tratamiento sea mucho más efectivo o menos agresivo para la persona. Y de esta manera que las posibilidades de curación sean más altas. Hay indicios de que algunos alimentos pueden ser muy interesantes en el futuro, y debemos estar alerta para estudiar nuevas vías de investigación.

Las principales cosas que hay que abordar desde la dietoterapia, suelen ser los cambios de sabor (porque a la gente que están con quimio le sabe la comida diferente, a sabor metálico), las náuseas, la preparación para quirófano, las consecuencias de la cirugía... Para la prevención sí que tenemos recomendaciones finales y más concretas.

Para el tratamiento, acudiría a un profesional buscando un tratamiento individualizado. Mientras que para prevenir el cáncer recomendaría en general una alimentación con abundantes productos vegetales. Gran cantidad de verdura y fruta. Previenen numerosos tipos de cáncer. Comer menos alimentos procesados por la sal (cáncer de estómago), minimizar técnicas culinarias agresivas (el ahumado, la barbacoa). Hay que minimizar las carnes procesadas, en especial embutidos. Minimizar el consumo de alcohol, puesto que es la rutina más relacionada con más tipos de cánceres. Hacer deporte puesto que el sedentarismo se relaciona con muchos tipos de cáncer y no olvidemos la salud psicológica: el estrés es un factor de riesgo importante, y además durante el tratamiento es indispensable el papel de un psicólogo (también para la familia).

Abordando otros factores de riesgo no deberíamos olvidar el mantenerse en normopeso, ya que la diabetes y la obesidad son factores de riesgo para desarrollar cáncer.

Tener cáncer es una lotería, hay que hacer que nuestro estilo de vida sea tal, que nos haga comprar menos boletos.

Para aquellas personas que quieran profundizar en las nuevas pruebas de la alimentación y el cáncer recomiendo el visionado de el Hangout "Nutrición y Cáncer" de Dietética sin Patrocinadores: