La sociedad multidireccional

05/08/2017 33 comentarios
Menear

La Nanotecnología y el surgimiento de una nueva sociedad.

La sociedad informática

La sociedad evolucionó con el trascurso de los siglos. Pasamos de la sociedad recolectora y cazadora a la sociedad agrícola, luego a la sociedad industrial y finalmente llegamos a la sociedad informática, con su tendencia a afianzar valores como la igualdad y la libertad. Tanto la informática como las tecnologías de la información y de la comunicación en general realizan una contribución inigualable al mundo globalizado y fundamentalmente a la economía de pensamiento único centrada en el libre mercado y la globalización.

Francis Fukuyama, en su libro: La gran ruptura. La naturaleza humana y la reconstrucción del orden social, identifica en la sociedad de la informática una serie de cambios negativos como disminución del capital social (ejemplo: menor cantidad de organizaciones e instituciones y/o menor participación en ellas) y con un aumento estadísticamente significativo de la delincuencia, la disminución de la confianza, los hijos sin familias constituidas y la drogadicción, entre otras.

La sociedad actual

El aumento de la población mundial en 5000 millones de habitantes en solo 67 años (1950-2017) trajo aparejado múltiples problemas: fuerte incremento en la demanda de energía, alimentos y servicios de salud, aumento de la contaminación en general producto de la mayor cantidad de habitantes y de la actividad humana, peligrosa acumulación de gases que conducen al calentamiento global, declive constante de la diversidad biológica ante la apropiación de más espacios físicos por el hombre, aproximación a la “carga máxima de la tierra” (10.000 millones de habitantes), mil millones de personas que no pueden comprar sus alimentos, casi seis mil millones excluidos de la vida garantizada y un importante ascenso de lo irracional.

La sociedad multidireccional

Resulta obvio que la sociedad informática no tiene la solución ni las herramientas propias para encarar la problemática de este mundo sin rumbo y a la deriva en lo económico y ambiental. En tal contexto se avanza paulatinamente hacia una sociedad multidireccional representada por tres direcciones distintas, como ejes cartesianos. En una de sus direcciones ubicamos la Informática, en otra aquellas ciencias-tecnologías integradas capaces de transformar la naturaleza como la Nanotecnología y la Biotecnología, tendientes a dar las respuestas necesarias a las acuciantes necesidades socioeconómicas. Ambas conducen a una nueva posibilidad de dar soluciones concretas, generando a su vez trabajo local y en forma sustentable.

 [Imagen: María Fernanda D’Andrea]

En definitiva constituyen la base de una nueva economía, denominada economía de la tecnología o tecnológica, capaz de salir airosa sobre la economía de pensamiento único y cambiar la actual dirección fatídica del planeta.

La tercera dirección se centra en el rumbo hacia el cual se orienta el conocimiento de avanzada en el siglo XXI: la Cognotecnología. Comprender el funcionamiento del cerebro, hacer mapas 3D de sus 86.000 millones de neuronas, producir cerebros similares con nanochips neurosinápticos, hacer máquinas inteligentes y migrar información de cerebros humanos a los cerebros artificiales. La Cognotecnología requiere un manejo integrado de la Nanotecnología, la Biotecnología y la Informática aplicada. El conjunto se conoce en la actualidad como las tecnologías convergentes o NBIC (Nano, Bio, Info y Cognotecnología).

La nueva sociedad constituye un peldaño en la evolución de los comportamientos sociales. Eclipsada todavía por una fascinante sociedad informática, pero impotente para paliar muchas de las necesidades humanas vitales. Necesidades que requieren integrar la sociedad informática con las tecnologías capaces de transformar la naturaleza. Solo así se podrá restituir las pautas perdidas y hacer posible la vida en la tierra.

En el contexto citado surge con fuerza la sociedad multidireccional.