Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 14/01/2016

INMUNOLOGÍA

Células sanguíneas responsables de las alergias alimentarias

Se descubre que ciertas células del sistema inmunitario, los monocitos, son más numerosos e hiperactivos en los niños alérgicos.

Science Translational Medicine

Menear

[David Castor/ Wikimedia Commons]

También te puede interesar

Las defensas del organismo Las defensas del organismo Jul/Sep 2001 Nº 25

¿Cómo combate nuestro organismo a las bacterias, virus y otros patógenos que nos invaden sin atacar a nuestro propio cuerpo? El sistema inmunitario evidencia una exuberante complejidad y evolucionó a lo largo de cientos de millones de años por vías sorprendentes. Descubre cómo se originó, la perfección de los mecanismos que definen la inmunología del embarazo, las vacunas comestibles, o los implantes celulares, un nuevo enfoque terapéutico que combina células vivas con membranas plásticas que las protegen del ataque inmunitario.

Más información

Un nuevo estudio apunta a un motivo por el que algunos niños padecen alergias alimentarias letales. Cuando nacen, su sangre contiene grandes cantidades de ciertas células que pueden promover una respuesta inmunitaria hiperactiva.

Los estudios previos ya habían indicado que las anomalías empiezan a gestarse pronto. Al tomar muestras de sangre del cordón umbilical del recién nacido, los investigadores pueden obtener una imagen temprana del sistema inmunitario del niño. De este modo, han descubierto que la sangre de los niños que más tarde sufren alergias alimentarias contiene más señales químicas que promueven la inflamación, así como valores anormalmente bajos de linfocitos T reguladores, unas células que se encargan de rebajar la intensidad de la respuesta inmunitaria.

Para conocer las alteraciones clave en el desarrollo posterior de alergias, el inmunólogo Yuxia Zhang, del Instituto de Investigación Médica Walter y Eliza Hall, en Parkville, Australia, y sus colaboradores examinaron a más de 1000 recién nacidos. Primero analizaron las células inmunitarias de muestras de sangre del cordón umbilical de los niños, y, cuando cumplieron un año, el equipo comprobó si eran alérgicos a una variedad de alimentos, entre ellos los huevos, la leche de vaca y los cacahuetes.

Monocitos alterados

Los niños que padecieron alergias también mostraron al nacer valores más altos de un tipo de leucocitos denominados monocitos, los cuales constituyen las reservas del sistema inmunitario. Cuando enfermamos, los monocitos se transforman en células como los macrófagos, que combaten los patógenos. Zhang y sus colaboradores descubrieron que los monocitos de los niños alérgicos no solo eran más numerosos, sino que presentaban un comportamiento hiperactivo. Reaccionaban con más fuerza ante una molécula bacteriana que los monocitos de los niños no alérgicos. En otras palabras, respondieron de manera más agresiva de lo normal a las supuestas amenazas.

Los estudios anteriores no habían establecido una relación entre los monocitos hiperactivos y las alergias alimentarias infantiles, por lo que los investigadores examinaron los efectos de esas células en otras células inmunitarias. En placas de cultivo, comprobaron que la señal emitida por los monocitos de los niños alérgicos alteraba el comportamiento de los linfocitos T reguladores, que normalmente suprimen las reacciones alérgicas. En lugar de ello, estos últimos se transformaron en otras células, los linfocitos T auxiliares, los cuales impulsan las reacciones alérgicas. Los mensajes moleculares de los monocitos también activan a los linfocitos T auxiliares «indecisos» para que se conviertan en células promotoras de la alergia.

Según los autores, los resultados indican que el sistema inmunitario de algunos niños se halla «preparado al nacer» para desarrollar alergias. No está claro por qué los niños propensos a las alergias nacen con monocitos hiperactivos. Tal vez la madre se haya expuesto a alguna sustancia durante el embarazo, quizá en su comida, que altera el sistema inmunitario en desarrollo del bebé. Las diferencias genéticas también podrían influir en la sensibilidad de los monocitos.

Debido a que la señal química liberada por los monocitos hiperactivos promueve la inflamación, el estudio apunta a la posibilidad de sofocar la inflamación como una medida para frenar las alergias.

Más información en Science Translational Medicine

Fuente: Science

Artículos relacionados

Revistas relacionadas