Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 24/02/2016

Pediatría

Confirman que el proceso de dentición no provoca fiebre en los bebés

Irritación de las encías, irritabilidad y babeo son los síntomas más frecuentes cuando salen los primeros dientes.

Pediatrics

Menear

En contra de la creencia popular, la dentición no produce síntomas graves en el bebé, como puede ser la fiebre alta. [iStock/ ArtisticCaptures]

Cuando el bebé empieza a salivar más de lo normal y no deja de quejarse y llorar, es probable que le estén saliendo los primeros dientes. Según la creencia popular, el proceso de la dentición también provoca infecciones y fiebre al niño. ¿Es eso cierto?

En fecha reciente, un equipo dirigido por Carla Massignan, de la Universidad Federal de Santa Catarina, en Brasil, ha constatado mediante un metaanálisis que el crecimiento de los dientes de leche no aumenta la temperatura corporal del bebé. Los científicos analizaron 16 estudios relacionados con la dentición temporal y llevados a cabo en una amplia muestra de sujetos de entre 0 y 36 meses de edad. Según comprobaron, no existen datos que confirmen la relación entre la fiebre y el proceso de dentición. Sí constataron, en cambio, que la aparición de los primeros dientes, por lo general los incisivos, se acompaña de irritación gingival, sangrados leves y un aumento de la salivación (babeo). Si bien la temperatura corporal media puede presentar un ligero aumento, por lo común no llega a los valores que se asocian con la fiebre.

Más molestias con los incisivos

Según los investigadores, los bebés presentan más molestias cuando les crecen los incisivos centrales, mientras que la aparición de los dientes molares les resulta más llevadera. Con todo, aún no está claro si el crecimiento de la dentición debilita el sistema inmunitario y, como consecuencia, los niños se vuelven más propensos a la infecciones, las cuales, a su vez, son causa de fiebre. 

Los autores aconsejan que si los padres detectan que su bebé presenta un aumento de la temperatura corporal, no atribuyan el síntoma directamente al crecimiento de los dientes de leche, sino que consideren otras posibles causas y consulten con el médico.

Fuente: Daniel Lingenhöhl / Spektrum.de

Más información en Pediatrics