Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 22/09/2017 - GENÉTICA

    Origen evolutivo del plegamiento del ADN

    El modo en que el ADN de las arqueas se compacta tiene muchos puntos en común con el de los eucariotas.

  • 21/09/2017 - Evolución humana

    ¿Cuántos neandertales había?

    La arqueología y la genética han dado respuestas muy diferentes a esa pregunta. Un nuevo estudio las reconcilia y descubre la historia de aquella antigua gente, en la que rozaron alguna vez, mucho antes de la definitiva, la extinción.

  • 20/09/2017 - BIOLOGÍA REPRODUCTIVA

    Macrófagos testiculares, guardianes de la fertilidad masculina

    Responsables de eliminar los patógenos de nuestro organismo, estas células moderan también la respuesta inmunitaria para evitar la destrucción de los espermatozoides.

  • 19/09/2017 - Zoología

    ¿Ha extinguido Irma especies?

    Junto  a las pérdidas humanas y económicas, el huracán Irma ha tenido también graves consecuencias para la naturaleza.

  • 18/09/2017 - Materiales cuánticos

    Calor topológico

    Un trabajo analiza por primera vez el comportamiento de los aislantes topológicos en presencia de focos térmicos. Sorprendentemente, la aparición de un flujo de calor no parece arruinar la robustez de estos materiales.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 11/06/2017

Ciencias de la Tierra

Cráteres y metano en el fondo del Ártico

El metano acumulado bajo el fondo del Ártico estalló al acabar la última glaciación y dejó zonas del suelo de ese océano cubiertas de cráteres. También ahora hay abultamientos del suelo como los que debieron de preceder a aquellas explosiones.

 

Science

Menear

Una muestra de hidrato, o clatrato, de metano, es decir, gas metano inmerso en una matriz de hielo de agua. Bajo el fondo del Ártico hay grandes cantidades de metano en esta forma. Pueden estallar y liberar ese gas con efecto invernadero en la atmósfera [CAGE].

También te puede interesar

La ciencia ante el cambio climático La ciencia ante el cambio climático Oct/Dic 2015 Nº 82

Entender el clima globalDescubre en este monográfico las lecciones climáticas que nos ofrece el pasado, los fenómenos meteorológicos extremos que están azotando el planeta, las premisas que están guiando las políticas climáticas actuales y otras claves científicas del debate en torno al cambio global.

Más información

Bajo los cráteres submarinos que tachonan el suelo del Ártico hay unas reservas enormes de metano. En estos momentos el gas mana de ellos en cantidades reducidas, pero los cráteres existen precisamente porque en el pasado se liberó de pronto, explosiva, masivamente, con lo que pasó a la atmósfera.

Esta es la conclusión a la que llega un estudio, publicado en Science y realizado por unos investigadores de la Universidad Ártica de Noruega, en Tromsø, y del Centro de Hidratos de Gas, Medioambiente y Clima del Ártico (CAGE), que ha cartografiado centenares de esos cráteres en el fondo del mar de Barents.

Durante las glaciaciones, el metano que se desprendía desde depósitos de hidrocarburos existentes bajo el fondo del mar quedaba encerrado en la base de las espesas capas de hielo que cubrían el suelo oceánico. Se formaron así unos compuestos sólios de metano y agua, llamados hidratos de gas o clatratos,cuya estabilidad depende principalmente de que la presión a la que estén sometidos sea suficientemente alta y la temperatura a que se encuentren, suficientemente baja. Los cráteres cartografiados por Karin Andreassen y sus colaboradores se encuentran un poco por debajo de los 300 metros de profundidad. Es precisamente a profundidades así por donde, en aguas muy frías, pasa el límite de estabilidad de esos clatratos. 

El equipo de investigadores sostiene que, como consecuencia del calentamiento climático que se produjo entre hace 15.000 y 12.000 años, se liberaron de pronto, explosivamente, cantidades enormes de ese metano encerrado en hielo: se desintegraron los kilómetros de hielo que tenían encima y se desestabilizaron los hidratos. Se creó así un paisaje submarino característico, plagado de cráteres, y el gas entró en la atmósfera.

En los años noventa se observaron algunos de estos cráteres por primera vez, pero gracias a las nuevas tecnologías este estudio ha visto que se extienden por un área mucho mayor de lo que se creía. «Nos hemos concentrado en los cráteres que tienen entre 300 metros y un kilómetro de diámetro; hemos cartografiado cerca de cien, pero hay muchos cientos de cráteres más pequeños, de menos de 300 metros de diámetro», explica Andreassen.

La presencia de grandes depósitos de hidratos de metano en el fondo de los mares árticos se conoce desde hace tiempo, pero las consecuencias de las emanaciones dependen mucho de la manera en que se produzcan.

Aunque es un potente gas de invernadero, el metano que los depósitos submarinos liberan lentamente no contribuye de modo muy apreciable al calentamiento global, explican los investigadores, porque en muy buena medida se oxida a medida que asciende por la columna de agua que ha de atravesar antes de alcanzar la atmósfera. Por el contrario, una emisión súbita, violenta le permitiría ingresar inalterado en la atmósfera en forma de grandes bolas de gas.

Cráteres en el fondo del mar de Barents, algunos con un diámetro de un kilómetro, creados por explosiones de metano. Los colores indican la profundidad [K. Andreasssen, CAGE].

Concluyen los investigadores que su reconstrucción de lo que ocurrió en la desglaciación, cuando se desintegraron los grandes casquetes de hielo que había sobre los cráteres de hoy, ofrece un análogo de lo que podría ocurrirles a los hidratos de metano que hoy están estabilizados bajo el peso de los casquetes de hielo actuales. 

 

Más información en Science.

Fuente: LeScienze.it

 

Un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences unos días después del presentado en los párrafos anteriores, de Pavel Serov y otros investigadores también del CAGE y la Universidad Ártica de Noruega, ha analizado la evolución de un campo de abultamientos del suelo del Ártico cerca de la isla de Svalbard, un poco al norte de la zona de los cráteres, unas cúpulas, o pingos, llenas de hidrato de metano, algunas con un diámetro de quinientos metros. Son uno de los puntos más activos de emisión de metano, y los surtidores llegan a veces casi hasta la superficie, pero la presión de los 380 o 390 metros de agua que tienen encima mantiene a raya al gas de los hidratos. 

Se han cartografiado abultamientos de unos 500 metros de diámetro y 10 de altura en el fondo del Ártico que podrían estallar, liberar metano y dejar tras de sí cráteres en el suelo del océano como los que ya se encuentran en él creados por explosiones similares en la última desglaciación [CAGE]

Esa profundidad, sin embargo, es solo veinte metros menor que la de la zona de los cráteres, y se cree que estos fueron precedidos por pingos de hidrato de metano similares. La estabilidad de esos pingos submarinos actuales podría, pues, estar en el límite, y existe la posibilidad de que estallen y lleven así su gas hasta la atmósfera.

 

Más información en CAGE y Proceedings of the National Academy of Sciences.

 

 

Artículos relacionados

Revistas relacionadas

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.