Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 29/01/2016

Drogas

El consumo regular de marihuana no reduce el cociente intelectual

Una investigación realizada en adolescentes no encuentra relación entre el uso habitual de cannabis y la pérdida de capacidades cognitivas.

Science

Menear

Un estudio reciente no encuentra indicios que relacionen el consumo de marihuana en adolescentes con la pérdida de cociente intelectual. [iStock/ Katarzyna Bialasiewicz]

También te puede interesar

Adicciones Adicciones Ene/Abr 2015 Nº 10

Neurobiología y psicología de la conducta adictiva

Más información

Un estudio conjunto de la Universidad del Sur de California y de la Universidad de Minnesota, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), ha analizado los efectos de la marihuana en los adolescentes. Los investigadores no han encontrado indicios de que el consumo de cannabis altere la capacidad cognitiva de los sujetos.

Un trabajo de este tipo no es nuevo. Varias investigaciones anteriores ya habían intentado medir la relación entre consumo de marihuana y pérdida de intelecto, pero adolecían de ciertas limitaciones metodológicas. «La mayoría de los estudios que hasta la fecha han relacionado marihuana con déficits cognitivos, como la pérdida de memoria o un bajo cociente intelectual, se han basado en hacer una sola prueba, sin tener en cuenta la variable del tiempo» comenta Nicholas Jackson, de la Universidad del Sur de California y uno de los autores principales del artículo de PNAS. Jackson añade que «con un trabajo planteado de este modo [atemporal] es imposible saber qué vino primero: ¿el uso de la droga o un mal rendimiento cognitivo?».

Para solucionar el problema del tiempo, otros científicos han seguido la evolución de consumidores de drogas durante varios años. En 2012, un trabajo llevado a cabo por investigadores de la Universidad Duke explicaba que habían observado un grupo de personas durante 25 años, desde los 13 hasta los 38 años de edad. Su estudio concluía que los sujetos que habían consumido regularmente marihuana mostraban resultados inferiores frente a los abstinentes. El trabajo no fue concluyente; había demasiadas variables sin controlar, como el ambiente familiar o el tipo de educación de cada uno de los participantes.

El estudio de las Universidades del Sur de California y Minnesota solventa los problemas del factor temporal, el entorno doméstico y la formación. La clave se encuentra en estudiar parejas de mellizos adolescentes mediante pruebas de cociente intelectual y encuestas regulares durante un período de 10 años. La razón para centrarse en los hermanos gemelos es que ambos comparten el mismo ambiente familiar y educacional. En el trabajo, se han analizado las parejas de mellizos en las que un sujeto ha tenido bastante contacto con la marihuana y el otro poco o nulo.

Los científicos han observado que los consumidores de marihuana sacan puntuaciones inferiores en la prueba del cociente intelectual a medida que avanza el tiempo; pero sus hermanos gemelos muestran un patrón similar. Los autores del artículo piensan que esta disminución se debe a un factor ajeno a la droga. Según Jackson, «este factor guardaría relación con el ambiente de los hermanos, que comparten hogar, escuela y compañeros».

Otro estudio, también del mes de enero de este año, publicado en Journal of Psychopharmacology y dirigido por Valerie Curran, psicofarmacóloga del Colegio Universitario de Londres, ha llegado a conclusiones similares. Con todo, Geroge Patton, psiquiatra epidemiológico de la Universidad de Melbourne que no ha participado en ninguno de los trabajos mencionados, expone que «aún no hay forma de demostrar que el consumo de marihuana, sobretodo crónico o elevado, sea seguro para los adolescentes». Además, Patton apunta ciertas irregularidades en el trabajo publicado en PNAS: las dos universidades utilizaron encuestas distintas.

En la misma línea que Patton, Sarah Feldstein Ewing, psiquiatra de la Universidad de Ciencia y Salud de Oregón que tampoco ha participado en las investigaciones, comenta que «el estudio representa una oportunidad perdida para conseguir un análisis riguroso de los efectos del cannabis y otras sustancias sobre el cociente intelectual.»

Según Jackson, «la mejor manera de estudiar los efectos que produce la marihuana en el ser humano sería administrar la droga a individuos y observar qué cambios se producen en su cerebro. Desafortunadamente, este tipo de estudios son prácticamente imposibles de llevar a cabo debido a las restricciones federales». Actualmente, Jackson está centrado en encontrar los factores ajenos a la droga que provocan el bajo rendimiento en la prueba del cociente intelectual.

Más información en PNAS

Fuente: Science

Artículos relacionados

BOLETÍNSé el primero en recibir los nuevos contenidos de las revistas Investigación y Ciencia (mensual) y TEMAS (trimestral). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍNSé el primero en recibir los nuevos contenidos de las revistas Investigación y Ciencia (mensual) y TEMAS (trimestral). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción.