Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 21/11/2014 - Astrogeología

    Un cometa en los orígenes del cráter de Sudbury

    Los últimos datos sobre la cuenca canadiense refutan la hipótesis del asteroide como responsable de esta formación geológica.

  • 20/11/2014 - TECNOLOGÍA MÉDICA

    Dos sensores en uno

    Se han creado nanopartículas que permiten emplear a la vez dos técnicas de diagnóstico por la imagen, un paso más en el seguimiento in vivo de enfermedades.

  • 19/11/2014 - Antropología

    El porqué de la buena orientación masculina

    Los hombres desarrollaron una habilidad espacial y de navegación mayor que las mujeres para asegurarse el éxito reproductivo.

  • 18/11/2014 - Etología

    Orígenes del infanticidio animal

    La matanza de crías por parte de los machos es una práctica común en numerosas especies de mamíferos. ¿A qué se debe?

  • 17/11/2014 - astrofísica

    El «TAC» del cosmos adolescente

    Obtienen la primera imagen real de una porción del universo cuando tenía «tan solo» 3 mil millones de años de edad.

  • Noticias
  • 15/11/2012

GENÉTICA

El secreto de la supervivencia en los camellos

Se descifran las peculiaridades genómicas subyacentes a las estrategias fisiológicas que emplean los camellos para sobrevivir en las condiciones más duras.

Nature Communications

Menear

El genoma del camello esconde las claves que permiten explicar su gran capacidad de supervivencia en condiciones climáticas muy duras. [Wikimedia Commons]

Unos niveles de glucosa en sangre por las nubes, una dieta muy rica en sal y una tendencia a acumular grasa suenan a desastre para la salud humana. Pero para un camello, esas estrategias representan adaptaciones que pueden ayudarles a sobrevivir en algunas de las regiones más secas y frías del planeta.

El camello bactriano (Camelus bactrianus ferus), también conocido como camello asiático o, simplemente, camello, está considerado una especie en peligro de extinción. En estado salvaje, solo vive en el noroeste de China y el suroeste de Mongolia, en el desierto de Gobi.

Investigadores de Mongolia y China han empezado a descifrar las peculiaridades genómicas subyacentes a las estrategias fisiológicas que emplean los camellos para sobrevivir en las condiciones más duras.

Genoma y metabolismo singulares

Cuando se examina por primera vez un genoma, los genéticos se interesan sobre todo por las secciones que han experimentado una rápida evolución. Esas zonas suelen contener genes que definen la especie y codifican las características que la separaron de sus parientes más próximos. En el estudio del genoma del camello se descubrió que muchos genes relacionados con el metabolismo se hallaban en proceso de una rápida evolución, en comparación con el genoma de otros ungulados.

Los camellos, igual que otras especies de ganado, son rumiantes y digieren la comida al masticar el bolo alimenticio. Pero a diferencia de esas especies, muchos de los genes que han evolucionado rápido en el camello regulan el metabolismo, lo que hace pensar que el procesamiento que realizan de los nutrientes tras la digestión es muy distinto. Ello explicaría su extraordinaria capacidad para producir y almacenar energía en el desierto.

El estudio demuestra que los camellos soportan unos niveles de glucosa en sangre enormes gracias en parte a cambios en ciertos genes que en los humanos se asocian a la diabetes de tipo 2. Entre esos genes de evolución rápida se incluyen algunos que regulan las rutas de señalización de la insulina. El análisis más detallado de cómo los camellos responden a la insulina podría arrojar nueva luz sobre la relación entre la regulación de la insulina y la diabetes.

Asimismo, se han identificado secciones del genoma que podrían explicar por qué los camellos toleran mucho mejor que los humanos una elevada concentración de sal en el torrente sanguíneo. En los humanos, en gen CYP2J controla la hipertensión y su eliminación conlleva un aumento de la tensión arterial. Sin embargo, los camellos presentan múltiples copias del gen, lo que mantendría la tensión bajo control incluso cuando consumen grandes cantidades de sal.

Más información en Nature Communications

IyC