Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 21/11/2014 - Astrogeología

    Un cometa en los orígenes del cráter de Sudbury

    Los últimos datos sobre la cuenca canadiense refutan la hipótesis del asteroide como responsable de esta formación geológica.

  • 20/11/2014 - TECNOLOGÍA MÉDICA

    Dos sensores en uno

    Se han creado nanopartículas que permiten emplear a la vez dos técnicas de diagnóstico por la imagen, un paso más en el seguimiento in vivo de enfermedades.

  • 19/11/2014 - Antropología

    El porqué de la buena orientación masculina

    Los hombres desarrollaron una habilidad espacial y de navegación mayor que las mujeres para asegurarse el éxito reproductivo.

  • 18/11/2014 - Etología

    Orígenes del infanticidio animal

    La matanza de crías por parte de los machos es una práctica común en numerosas especies de mamíferos. ¿A qué se debe?

  • 17/11/2014 - astrofísica

    El «TAC» del cosmos adolescente

    Obtienen la primera imagen real de una porción del universo cuando tenía «tan solo» 3 mil millones de años de edad.

  • Noticias
  • 07/03/2012

Neurociencia

La plasticidad sináptica, base del aprendizaje y la memoria

Descubren una sustancia que vuelve más plásticas las sinapsis y mejora la función cognitiva en ratas.

PLoS Biology

Menear

Sinapsis entre dos neuronas. [Institutos Nacionales de Salud de EE.UU./ Wikimedia Commons.]

El cerebro humano contiene billones de conexiones neuronales, las sinapsis, cuyo patrón de actividad controla nuestras funciones cognitivas. Desde hace algún tiempo se sabe que las conexiones sinápticas entre neuronas no son estáticas, sino que sufren modificaciones como consecuencia de una actividad o experiencia previas en esas células. Así, los estímulos del exterior pueden provocar que algunas sinapsis se potencien, mientras que otras se debiliten. Este proceso de plasticidad sináptica resulta esencial para el aprendizaje y la memoria. De hecho, se piensa que las alteraciones en los mecanismos de la plasticidad sináptica son responsables de múltiples trastornos, como el autismo, la enfermedad de Alzheimer y varias formas de retraso mental.

Ahora un estudio ha aportado nuevos datos sobre los mecanismos moleculares de la plasticidad sináptica y cómo pueden manipularse estos para mejorar la función cognitiva. En el estudio se ha demostrado que las sinapsis pueden hacerse más plásticas al añadir un pequeño fragmento proteico, el péptido FGL, derivado de una proteína neuronal implicada en la comunicación intercelular. El péptido inicia una cascada de acontecimientos dentro de la neurona que en última instancia dan lugar a una mayor plasticidad sináptica.

 

En concreto, los autores han comprobado que el péptido FGL induce la incorporación de nuevos receptores AMPA (un tipo específico de receptor del glutamato) en las sinapsis de una región del cerebro, el hipocampo, centro que interviene en diversas formas de aprendizaje y memoria. De modo importante, cuando ese péptido se administraba a ratas, su capacidad de aprender y retener la información espacial aumentaba. Por tanto, el trabajo demuestra la posibilidad de mejorar la función cognitiva de animales adultos mediante fármacos que aumentan la plasticidad de las conexiones sinápticas en el cerebro.

 

Más información en PloS Biology

 

Fuente: UAM

 

Artículos relacionados