Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 10/10/2017

Astrofísica

La sorprendente estrella de Tabby: no, parece que no la oscurece una obra de ingeniería extraterrestre

La estrella de Tabby excita la fantasía desde el día en que se descubrieron las fluctuaciones de su luminosidad, difíciles de explicar. Como causa, se ha pensado hasta en extrarrestres. Pero las cosas parecen más prosaicas (aunque no están claras).

Astrophysical Journal

Menear

Los datos de unas observaciones recientes son más compatibles con que el sorprendente patrón irregular de oscurecimientos de la estrella de Tabby se deba a materia circunestelar formada por partículas pequeñas que a estructuras o enjambres de componentes grandes. Los cometas pueden también desempeñar un papel [NASA/JPL-Caltech].

Era demasiado hermoso: extraterrestres que con una esfera de Dyson sacan energía de la estrella KIC 8462852, lo que nosotros percibiríamos en la Tierra en forma de fuertes y breves variaciones del brillo irregularmente espaciadas. Sin embargo, la verdad sobre la estrella de Tabby es mucho más prosaica, al menos según un nuevo estudio de un equipo de astrónomos encabezado por Huan Meng, de la Universidad de Arizona, y Tabetha Boyajian, de la Universidad del Estado de Luisiana, y publicado por el Astrophysical Journal. Boyajian fue en 2015 una de las descubridoras, a partir de los datos aportados por la ciencia ciudadana, de las irregularidades de la estrella (que, de hecho, es conocida también como estrella de Boyajian; la Tabby a que se refiere el nombre popular es también esta misma astrónoma).

Desde entonces, KIC 8462852 no se ha permitido la calma y su brillo ha seguido teniendo diversos tipos de fluctuaciones, como el episodio de este mismo 2017. Boyajian ha reunido, junto con otros colegas, más de cien mil dólares gracias al crowdfounding con el objeto de poder observar más tiempo la famosa estrella. Huan Meng saca la siguiente conclusión de los resultados de ese artículo que ha escrito con ella: «Ahora podemos descartar con una seguridad bastante grande la teoría de la megaestructura construida por extraterrestres. En vez de eso, presumimos que una nube de polvo gira alrededor de la estrella con un período de unos 700 días».

Meng y sus colaboradores observaron la estrella entre octubre de 2015 y diciembre de 2016 con distintos telescopios a diferentes longitudes de onda, y obtuvieron que la intensidad de las pérdidas continuas de brillo que, además de las breves e irregulares, sufre la estrella a lo largo de lapsos indefinidos de tiempo (pero con episodios de caída más rápida que duran cientos de días) depende de la longitud de onda: en infrarrojos la estrella «pierde» menos luz que en ultravioletas.

Esto habla en contra de la presencia a su alrededor de objetos sólidos y de grandes dimensiones (como serían los elementos de un sistema artificial de captación de energía del estilo del que imaginó, hace muchos años, el físico Freeman Dyson), ya que oscurecerían la luz radiada en todos los tipos de longitud de onda por igual. El resultado es más compatible con alguna forma de nube de polvo gigantesca que rodee a KIC 8462852, con sus granos, eso sí, más grandes que los del medio interestelar, pero no tanto como para que no se produzca ese enrojecimiento.

Pero ese tipo de partículas no puede explicar todos los fenómenos observados. Por ejemplo, entre las múltiples e irregulares fluctuaciones breves del brillo se ha descubierto un par de oscurecimientos breves sorprendentemente parecidos entre sí: ambos duraron lo mismo, cuatro días y pico. Los separaban 928 días, tal y como descubrieron Flavien Kiefer, de la universidad Pierre & Marie Curie, y su equipo en los datos acumulados por el observatorio espacial Kepler. Conjeturaron que los 928 días eran un período orbital, y dedujeron que un nuevo caso así se produciría en marzo de 2017, pero el mal tiempo impidió la observación.

Ese par de oscurecimientos que llamaron la atención del equipo de Kiefer redujeron la luminosidad de la estrella en solo un 0,1 por ciento. Conjeturan que los causan exocometas que orbitan por fuera de la nube de polvo de KIC 8462852 (un gran sistema de anillos sería otra posible explicación). Pero las mayores caídas breves de brillo, hasta del 20 por ciento, que también se observan entre las fluctuaciones de la estrella de Tabby no se explican así. Para ellas, los científicos no tienen todavía ninguna explicación, pero para buscarla están los cien mil dólares reunidos por Boyajian.

Daniel Lingenhöhl/spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wisenschaft.

Referencia: «Extinction and the Dimming of KIC 8462852», de Huan Y. A. Meng et al. en The Astrophysical Journal, volumen 847, número 2; se puede leer también en el servidor de preimpresiones arXiv.

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.