Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 19/02/2016

MEDICINA REGENERATIVA

Logran crear huesos, músculos y cartílagos con una bioimpresora 3D

En el futuro esta técnica podría usarse para imprimir estructuras de tejidos y órganos para su posterior implantación quirúrgica.

Nature Biotechnology

Menear

La forma de esta oreja recién impresa puede parecer compleja, pero es extremadamente simple en comparación con su estructura interna. El sistema de impresión 3D que lo creó (ITOP), unió compuestos artificiales con células vivas, según un estudio publicado esta semana en Nature Biotechnology. [Foto: Wake Forest Institute for Regenerative Medicine]

Un equipo liderado por el investigador Anthony Atala, del Instituto de Medicina Regenerativa Wake Forest (EE UU), ha perfeccionado de forma significativa el proceso de impresión 3D de tejidos vivos. Según un estudio publicado esta semana en la revista Nature Biotechnology, se ha desarrollado una nueva bioimpresora 3D que puede fabricar estructuras vivas humanas capaces de madurar y vascularizarse.

El artilugio, llamado ITOP (siglas inglesas de sistema integrado de impresión de tejidos y órganos) logra crear estructuras impresas capaces de hacer regenerar todo el tejido, con su propio sistema vascular. En concreto, se ha conseguido imprimir huesos, cartílagos y músculos de orejas y mandíbulas.

No es la primera vez que se consigue imprimir estructuras vivas, pero sí de este tamaño y funcionalidad. Anteriormente solo se habían llegado a imprimir pequeñas piezas frágiles e inestables de un material gelatinoso vivo. Las estructuras de más tamaño tendían a colapsarse y sus células internas morir por falta de oxígeno.

Gracias a dos innovaciones, la bioimpresora ITOP puede crear partes del cuerpo a tamaño real en las cuales se desarrollan las células. En primer lugar, se entreteje un hidrogel y un biopolímero de células vivas con una sustancia más dura que ofrece un soporte estructural. En segundo lugar, el proceso deja diminutos microcanales para que el oxígeno y los nutrientes puedan llegar al interior del tejido y sus células puedan respirar y crecer.

Cuando los científicos implantaron el hueso, músculo y el cartílago generado por ITOP a las ratas y ratones, los materiales maduraron y desarrollaron vasos sanguíneos como los del tejido natural. Una oreja fabricada con esta nueva impresora, por ejemplo, fue capaz de formar vasos entre uno y dos meses después de su implantación. Actualmente los investigadores están trabajando para poder seguir sus estudios en ensayos en humanos.

“Con un mayor desarrollo, esta técnica podría ser utilizada para imprimir estructuras de tejidos y órganos destinados a la implantación quirúrgica” comenta Anthony Ataya, autor principal del estudio.

Más información en Nature Biotechnology

—IyC/Nature 

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.