Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 22/09/2017 - GENÉTICA

    Origen evolutivo del plegamiento del ADN

    El modo en que el ADN de las arqueas se compacta tiene muchos puntos en común con el de los eucariotas.

  • 21/09/2017 - Evolución humana

    ¿Cuántos neandertales había?

    La arqueología y la genética han dado respuestas muy diferentes a esa pregunta. Un nuevo estudio las reconcilia y descubre la historia de aquella antigua gente, en la que rozaron alguna vez, mucho antes de la definitiva, la extinción.

  • 20/09/2017 - BIOLOGÍA REPRODUCTIVA

    Macrófagos testiculares, guardianes de la fertilidad masculina

    Responsables de eliminar los patógenos de nuestro organismo, estas células moderan también la respuesta inmunitaria para evitar la destrucción de los espermatozoides.

  • 19/09/2017 - Zoología

    ¿Ha extinguido Irma especies?

    Junto  a las pérdidas humanas y económicas, el huracán Irma ha tenido también graves consecuencias para la naturaleza.

  • 18/09/2017 - Materiales cuánticos

    Calor topológico

    Un trabajo analiza por primera vez el comportamiento de los aislantes topológicos en presencia de focos térmicos. Sorprendentemente, la aparición de un flujo de calor no parece arruinar la robustez de estos materiales.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Octubre 1977Nº 13

Telecomunicaciones

Comunicaciones ópticas

La primera prueba comercial de servicio telefónico óptico está realizándose en Chicago. Se envían las señales a través de fibras de vidrio en forma de impulsos generados por pequeñas fuentes de luz de estado sólido.
Menear
Hace tres meses, la compañía Bell System comenzó a ensayar la comercialización de un sistema óptico en el que los mensajes se codifican en impulsos de luz que se transmiten a través de fibras de vidrio del grosor de un cabello. El nuevo sistema transporta señales de voz, datos y vídeo a lo largo de unos dos kilómetros y medio de cable subterráneo, mediante la conexión de dos centrales telefónicas de la Illinois Bell Telephone Company y un gran edificio mercantil en el centro comercial de Chicago. El cable de fibra óptica, que posee un diámetro de 12,5 milímetros, contiene 24 fibras en dos cintas de doce fibras cada una. La capacidad de información de cada fibra es de 44,7 megabits por segundo, lo cual significa que la fuente de luz que alimenta a la fibra se enciende y apaga 44,7 millones de veces por segundo. A esta velocidad, cada fibra puede transportar 672 señales de audio unidireccionales; por consiguiente, las 24 fibras tienen una capacidad de 12 x 672, es decir, 8064 conversaciones bidireccionales. Para igualar esta capacidad con pares convencionales de hilos de cobre se requeriría un cable muchísimo mayor. Aparte de las ventajas de esta tecnología, el sistema ahorrará cobre e incrementará grandemente la capacidad de las canalizaciones existentes.
No hay nada particularmente nuevo en utilizar la luz para las comunicaciones. Después de todo, los indios americanos enviaban señales de humo y los ingleses encendían hogueras para avisar de la aproximación de la armada española. En 1790, Claude Chappe construyó un sistema telegráfico óptico formado por estaciones de semáforo sobre las cumbres de Francia. El sistema, que según la opinión general podía transmitir mensajes a distancias de 200 kilómetros en 15 minutos, permaneció en servicio hasta que fue sustituido por el telégrafo eléctrico. En 1880 Alexander Graham Bell inventó el "fotófono" con el que demostraba que la voz podía transmitirse a través de un rayo de luz. En el sistema Bell, se enfocaba un rayo estrecho de luz solar sobre un espejo delgado. Al tiempo que las ondas de sonido de la voz humana hacían que el espejo vibrase, variaba proporcionalmente la cantidad de energía luminosa transmitida a un detector de selenio. La luz recibida en el detector hacía variar a la resistencia del selenio, y, por tanto, la intensidad de la corriente en el receptor óptico. Y por lo menos hasta la Segunda Guerra Mundial, era común, entre los buques, intercambiar mensajes con señales de luz en código Morse.

Puede conseguir el artículo en:

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.