Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 26/06/2017 - Sistema solar

    Un estudio arroja dudas sobre el enigmático Planeta Nueve

    El trabajo alerta de «sorprendentes sesgos de detección» en la clase de astros que condujeron a postular la existencia de una supertierra oculta en los confines del sistema solar.

  • 25/06/2017 - Ornitología

    No hay dos huevos iguales

    Se ignoraba la razón de que la forma de los huevos de las aves sea diferente entre las distintas especies: en unas son más elípticos o más cónicos que en otras. Es posible que se haya encontrado el porqué de esto.

  • 23/06/2017 - BIOLOGÍA VEGETAL

    El joven genoma de un viejo roble

    La secuenciación genética de distintas ramas de un roble de 234 años demuestra que su ADN ha sufrido escasas mutaciones a lo largo de su vida, al contrario de lo que se esperaba.

  • 22/06/2017 - BIOFÍSICA

    ¿Por qué el ADN se enrolla al estirarlo y el ARN se desenrolla?

    Un estudio detalla qué ocurre cuando se estiran ambas moléculas. Explicar la respuesta mecánica de los ácidos nucleicos a escala atómica ayudará a descifrar cómo influye su estructura en su función biológica.

  • 21/06/2017 - microbiología

    Un antibiótico de último recurso está perdiendo efectividad en todo el mundo

    El uso de antibióticos en la cría industrial de animales conduce a que la resistencia a los antibióticos por parte de los patógenos que afectan a los seres humanos no deje de crecer. El caso de la colistina lo pone bien de manifiesto.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Diciembre 1992Nº 195

Medicina

El mal de altura

Numerosos escaladores sufren los síntomas, varios y sutiles, de este trastorno, capaz de resultar en un fatal desenlace. Pero no siempre es inevitable.

Menear

En la Nochevieja de 1960 llamó a mi puerta, en demanda de auxilio, un joven que había bajado esquiando de las cumbres cercanas a Aspen, Colorado, donde había dejado a su compañero enfermo. Se formó un grupo de rescate, y, a la tarde siguiente, el paciente era conducido a un hospital para curarle lo que, por la descripción de su amigo, pensé que sería una neumonía. Pero presentaba una acumulación de fluido en ambos pulmones, muy diferente de la inflamación típica de la neumonía.

Ante la rareza del caso, un distinguido cardiólogo me animó a publicar mis observaciones. El breve artículo resultante, aparecido en el New England Journal of Medicine, atrajo cientos de cartas que describían trastornos similares, relacionados con la altura, que habían recibido idéntico diagnóstico: neumonía. El descubrimiento de aquella nueva forma de mal de montaña que daría en llamarse edema pulmonar de altura espoleó mi vieja afición montañera y despertó mi interés por los problemas médicos asociados con las grandes alturas. En 1936, ya en pleno ejercicio de mi profesión, había acompañado a un equipo de alpinistas al Himalaya; allí encontré mi primer caso de mal de altura. No supe reconocerlo.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.