Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Noviembre 1987Nº 134

Bioquímica

Retrotranscripción

Hace años se descubrió que un grupo de virus convertían el ARN en ADN, invirtiendo la secuencia normal de los procesos moleculares. Según parece ahora, también pueden hacerlo otros virus y muchos organismos superiores.

Menear

El material hereditario de casi todos los seres vivos está formado por dos cadenas de ADN entrelazadas en una doble hélice. Los genes que allí se encuentran controlan la actividad celular mediante dos procesos: la transcripción, en la que el ADN se copia a ARN, y la traducción, proceso en el que el ARN dirige la síntesis de proteínas. Esa secuencia ADN-ARN-proteína resulta ser prácticamente universal.

Existen, no obstante, algunas excepciones. En ciertos grupos de virus, el material genético es ARN y no ADN. El genoma de esos virus, que los hay de animales, plantas y bacterias, puede ser mono o bicatenario. En esos casos, el ARN guarda y transmite información de modo similar al ADN. El ciclo de vida de los virus de ARN no difiere mucho, por tanto, del de los virus de ADN. La mayoría de ellos simplemente elude la transcripción.

Una subclase de virus de ARN, los denominados retrovirus, se apartan más de la secuencia convencional: pueden fabricar ADN a partir de ARN. De hecho, lo primero que hace un retrovirus cuando infecta una célula es obtener una copia de su genoma de ARN en ADN. Este ADN vírico se inserta en el ADN de la célula hospedadora y dirige la producción de nuevos virus. El potencial patogénico de la familia de los retrovirus es muy extenso y diverso. Entre sus miembros se cuentan tanto los agentes que producen leucemias en ratones y pollos como el virus causante del SIDA. La característica diferencial de esos virus, su capacidad de convertir ARN en ADN, se denomina retrotranscripción, o transcripción inversa.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.