Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 22/09/2017 - GENÉTICA

    Origen evolutivo del plegamiento del ADN

    El modo en que el ADN de las arqueas se compacta tiene muchos puntos en común con el de los eucariotas.

  • 21/09/2017 - Evolución humana

    ¿Cuántos neandertales había?

    La arqueología y la genética han dado respuestas muy diferentes a esa pregunta. Un nuevo estudio las reconcilia y descubre la historia de aquella antigua gente, en la que rozaron alguna vez, mucho antes de la definitiva, la extinción.

  • 20/09/2017 - BIOLOGÍA REPRODUCTIVA

    Macrófagos testiculares, guardianes de la fertilidad masculina

    Responsables de eliminar los patógenos de nuestro organismo, estas células moderan también la respuesta inmunitaria para evitar la destrucción de los espermatozoides.

  • 19/09/2017 - Zoología

    ¿Ha extinguido Irma especies?

    Junto  a las pérdidas humanas y económicas, el huracán Irma ha tenido también graves consecuencias para la naturaleza.

  • 18/09/2017 - Materiales cuánticos

    Calor topológico

    Un trabajo analiza por primera vez el comportamiento de los aislantes topológicos en presencia de focos térmicos. Sorprendentemente, la aparición de un flujo de calor no parece arruinar la robustez de estos materiales.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Mayo 1991Nº 176

Física de partículas

El Tevatrón

Porque produce antiprotones, los acelera en un anillo con imanes superconductores y los lanza sobre protones, constituye la fuente más potente de datos acerca de las partículas elementales que poseemos.

Menear

El tres de julio de 1983, junto con mis colaboradores del Acelerador Nacional Fermi (Fermilab), en los aledaños de Chicago, empezamos la cuenta atrás de la inauguración del primer sincrotrón superconductor del mundo: el Tevatrón. Iba a lanzar un billón de protones a una velocidad cercana a la de la luz, para lograr una colisión distinta de cualquier otra que haya tenido lugar desde muy poco después del nacimiento del universo. El Tevatrón lanzaría también a los físicos a una aventura sin par en el camino de la comprensión de la naturaleza de la materia, así como en el dominio de la construcción y funcionamiento de aceleradores gigantescos.

La prueba empezó con la puesta en marcha del Anillo Principal, el viejo sincrotrón del Fermilab, que comunicaba a los protones cargados positivamente una energía de 120.000 millones de electronvolts (120 GeV). En un instante crucial, los protones se inyectaron en el Tevatrón, donde se hicieron cargo de ellos más de 1000 imanes superconductores. Los imanes produjeron, con buen rendimiento, un potente campo que guiaba a los protones por una trayectoria circular de 6,3 kilómetros y una anchura de no más de unos milímetros. En la sala de control, los técnicos supervisaban el programa de ordenador que potenciaba los imanes en precisa sincronía con la creciente energía de los protones: 200, 300, 400 GeV... Cuando el campo magnético alcanzó la intensidad de prueba, los protones se lanzaron contra un blanco a un récord mundial de 512 GeV.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.